miércoles, 20 de junio de 2007

ICEBERG TROPICAL. Luis Gordillo. Antológica, 1959-2007

Son pocas las ocasiones en las que el propio artista objeto de una exposición se convierte también en el comisario de ella, y eso es lo que sucede en: "ICEBERG TROPICAL. Luis Gordillo. Antológica, 1959-2007", exposicion abierta en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), del 19 de junio al 15 de octubre de 2007 -y luego viajará al Kunstmuseum de Bonn-, donde este creador ejerce ambos roles. Cerca de 180 piezas conforman la selección a través de la que se propone al público un acercamiento poco usual al artista sevillano, ya que si bien están representadas las mejores facetas de toda su obra, ésta no ha sido dispuesta de manera cronológica ni dividida entre pinturas y dibujos, sino mezclada en función de la búsqueda del diálogo entre las propias piezas y el espacio en donde han sido ubicadas. De tal manera, Gordillo invita a una experiencia didáctica en la muestra la cual implica, desde la propia configuración museográfica, una propuesta plástica donde quiere hacer evidente lo que él considera uno de los aspectos más característicos de su obra: la tensión narrativa.

Pero Luis Gordillo, no pretende alcanzar estos objetivos con el irracionalismo de los rebeldes sin causa, sino con el inconformismo sensato de quien busca un sentido a las cosas. Un pintor capaz de hacer comprender al espectador qué es exactamente lo que quiere transmitir, algo difícil de encontrar en el arte moderno. Gordillo derrocha un optimismo difícil de encontrar en alguien que ya ha cumplido los 82 años. Que se lo pregunten si no a Antonio Gamoneda, pesimista sin remedio. Seguir firmando cuadros con títulos tan surrealistas como el de 'Capitalismo ovárico', o tan provocativos como el de 'Blancanieves y el Pollock Feroz' no lo hace cualquiera. A Gordillo lo que le gusta es incordiar y divertirse.

'Cabezas rosas' (1978). Fundació Suñol
'Cabezas rosas' (1978). Fundació Suñol

Iceberg tropical' es una exposición provocativa e irreverente. Es insólito encontrarse a un pintor de su edad que quiere seguir rompiendo moldes y superando metas. Nada más poner un pie en la exposición llama la atención del visitante una fotografía: Luis Gordillo aparece nadando en una piscina con la ropa puesta, y su mirada se fija atenta en quien le contempla. ¿Nos está tomando el pelo el pintor? El montaje intenta reproducir la 'tensión narrativa' de la obra de Gordillo, mediante bloques de espacios activados y vitalizados con trabajos de distintos periodos, en los que el artista sevillano reflexiona sobre la realidad de la pintura contemporánea. La esencia de mi obra tiene mucho que ver con la yuxtaposición incluso de opuestos -el collage como concepto- la realización de obras muy distintas en un mismo tiempo, la porosidad en las influencias, el retomar ideas de mi pasado y actualizarlas, explica el pintor. Las obras adquieren así una juventud nueva. "Un cuadro es algo muy vivo y aleatorio que cambia muchísimo. No se puede abandonar en las paredes de un museo o una sala de exposiciones", declaró el artista. Su obra está siempre en evolución, marcada por la experimentación y la libertad expresiva, ya que este pintor cree que 'si la sociedad deja en tus manos el gran problema de la libertad, no usarla es traicionarte a ti mismo'.


La antológica incluye trabajos de distintos periodos bajo el denominador común del concepto que, a decir del artista, mejor define su proyecto: el de la "tensión narrativa", y en su base el uso de una cronología heterodoxa. Para Gordillo, la práctica de juntar en un mismo espacio diferentes épocas hace que lo histórico salga en principio malparado, pero, por el contrario, las obras adquieren una juventud nueva, como si se presentaran por primera vez. "La esencia de mi obra genérica -dice el pintor- tiene mucho que ver con este método: emplear la yuxtaposición incluso de opuestos, el collage como concepto, la realización de obras muy distintas en un mismo tiempo, la porosidad en las influencias, el retomar ideas de mi pasado y actualizarlas".

Luis Gordillo ha desarrollado una trayectoria marcada por la experimentación y la libertad creativa. Utilizando siempre un lenguaje absolutamente personal, esquivo a las catalogaciones, su trabajo reflexiona sobre la realidad de la pintura contemporánea. Siempre en continua evolución, su obra, se abre absolutamente a los nuevos medios como clave para la renovación de una pintura desafiante, que no cede su papel protagonista en el mundo del arte. La ironía, el uso de gamas cromáticas ácidas, las referencias a los mass media, el uso de imágenes múltiples en las que se congela el movimiento, la utilización libre de técnicas y materiales…, son algunos de los rasgos característicos que, tal y como permite ver esta muestra, con diferentes expresiones y combinaciones, aparecen repetidamente en su creación pictórica.

Su creación se abre a los nuevos medios como clave para la renovación de una pintura desafiante, que no cede su papel protagonista en el mundo del arte. La ironía, el uso de gamas cromáticas ácidas, las referencias a los mass media, el uso de imágenes múltiples en las que se congela el movimiento o la utilización libre de técnicas y materiales son rasgos a observar en esta antológica singular. Gordillo consideró 'imprescindible' el trabajo de su amigo de juventud, Paco Pérez Valencia, en la creación de la muestra: 'Yo me encargué de la poética, de los espacios, de las obras en diálogo, y él me puso ante la realidad de las paredes y dialogó con mis dudas, mis ideas y sentimientos'. Fiel a la idea de potenciar al máximo la importancia de los cuadros y de los espacios, Gordillo asegura haber creado un montaje en parte "cinematográfico" con bloques de obras que, de pronto, "alcanzan una vitalidad nueva".


Sobre el artista

Luis Gordillo (Sevilla, 1934), comenzó su trayectoria artística a finales de los años 50, de la mano del informalismo y de la pintura abstracta. Su primera exposición individual data de 1959 en Sevilla. Tras una estancia en París, se introduce en los entresijos del psicoanálisis, interés que ha mantenido desde entonces y que le ha ayudado a la construcción ética de su obra. En 1966 es descubierto por Juan Antonio Aguirre, que le incluyó en el heterogéneo grupo Nueva Generación, que reunía a artistas (Jordi Teixidor, Yturralde, Alexanco, Julio Plaza) cuyas obras marcaban una ruptura con el informalismo y la aparición del arte pop y la nueva geometría.

Tras una importante crisis personal y gracias al descubrimiento de la fotografía, a principios de los 70, comienza una fase creativa en la que experimenta con métodos mecánicos de reproducción y transformación de la imagen y el color. Es en esta época cuando un grupo de jóvenes artistas, (Guillermo Pérez Villalta, Carlos Alcolea, Chema Cobo) y críticos importantes del momento (Fernando Huici, Quico Rivas, Juan Manuel Bonet) le redescubren y reconocen su importancia. En este momento también comienza la proyección internacional de su obra con su participación en la Bienal de Venecia de 1970 y un reconocimiento generalizado, como demuestran las innumerables exposiciones que ha venido realizando desde entonces en galerías privadas y centros públicos.

Entre tendencias tan disímiles como el informalismo, la pintura abstracta y el arte pop, o a través de formatos como la pintura, la fotografía o el dibujo, Gordillo demuestra la variedad de una obra en constante renovación, que se ha visto reconocida con múltiples galardones a lo largo de las décadas, entre los que destacan no sólo el Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2007, sino, además, el Pre'Descendiendo Rojo-Gris', 1968. (Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla)mio Nacional de Artes Plásticas (1981), el Premio de la Comunidad de Madrid a la Creación Plástica (1991), el Premio Tomás Francisco Prieto (1998) o la orden de Caballero de las Artes y las Letras (2007), que otorga el Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia, entre otros premios.

'Descendiendo Rojo-Gris', 1968. (Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla)

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, el presidente del patronato del Museo y Centro de Arte, Juan Manuel Urgoiti, y la directora del Museo, Ana Martínez de Aguilar, acompañaron en la presentación de la exposición a Gordillo, quien aseguró que siempre esperó este momento 'tranquilo' porque 'sabía que iba a llegar'. 'Y no sólo ha llegado en un momento estupendo, sino que se me han permitido todos los caprichos, tanto en la exposición como en el catálogo', agradeció el pintor. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, destacó el atractivo de esta exposición "maravillosa" y "rotunda" que sirve como una "explicación total del propio Luis Gordillo"; "Esta exposición es una obra de arte del propio Gordillo a quien le gusta controlar y seguir teniendo su obra en sus manos", agregó. Para la ministra la coincidencia del premio hace estas circunstancias 'felices, justas y armoniosas' y agradeció al pintor la forma en que se ha enfrentado al proceso creativo: 'siempre has dicho que te gustaba controlar tu propia obra y te has enfrentado a un toro: contarte a ti mismo'. Fueron dos años de trabajo del equipo del Museo sin saber que obtendría ese galardón, precisó Martínez de Aguilar, para quien hablar de Gordillo es hablar de 'uno de los artistas fundamentales del siglo XX'.

Fuentes:

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.