martes, 1 de abril de 2008

Valle Rivilla: "Paisajes humanos"

Con este título se encuentra expuesta la obra de Valle Rivilla en la Sala de Exposiciones CajaSur-Reyes Católicos en Córdoba, desde el 27 de marzo al 12 de abril de 2008.

«La verdad es que no recuerdo muy bien a quién se debe la frase. Podría ser de Woody Allen o de Groucho Marx o de muchos otros. En cualquier caso su autor ponía en ella de manifiesto que del Cielo solo le interesaban dos cosas: a qué horas estaba abierto y si habría sitio para aparcar. Lo cual demuestra que, graeco modo, de la observación celeste siguen infiriéndose insospechados retos intelectuales para la mente humana sin necesidad de costosos complejos de observación astronómica o de gigantescas antenas parabólicas. Por decirlo de otra manera: uno se puede sentar en cualquier banco del parque, levantar la vista y sentir que se le llena de inmensidad la mirada para, muy probablemente, constatar poco después que tan placentera plenitud también le sucede cuando la dirige a los ojos de la chica que tiene al lado. Una pregunta angustiosa entonces: ¿Habrá que guardar cola para acceder a alguna de esas dos inmensidades? Es más: ¿Podrá expresarse esa cola a través de la notación de Kendall? E incluso: ¿Seremos los seres humanos fragmentos de una inmensa cola a la que nos incorporamos cuando nacemos para llegar a no se sabe qué sitio cuando desaparecemos? ¿y si ese sitio es el comienzo de una nueva cola?

Pero también podemos mirar al cielo una tarde de otoño. Y relajarnos durante horas viendo evolucionar a las bandadas de grajos fintando y componiendo impensables caleidoscopios al imperio de una misteriosa orden colectiva. O, como en el caso de Valle Rivilla, subir una mañana a la Torre Eiffel, mirar hacia abajo y descubrir bandadas de seres humanos, agrupándose y desplegándose, hasta abrir ante sus ojos un insospechado camino hacia Damasco.

Hasta entonces Valle compartía con Matisse -además de unos estudios de Derecho nunca aplicados y una tardía, por insospechada, vocación pictórica- la aspiración por conseguir que en sus cuadros, "el individuo cansado, agobiado, quebrado, encontrara paz y quietud". Nadie podía suponer entonces que, años después, con el cromatismo antinatural del fauvismo y otros hallazgos, el genial autor de "La alegria de vivir" iba a despertar todo un mundo de inquietudes.

A esas inquietudes me temo ha despertado también Valle Rivilla. A una peculiar intuición pictórica de la teoría de conjuntos, en la que de alguna manera el anonimato de los elementos humanos que los constituyen, muñecos sin rostro, subraya su papel celular dentro de una arquitectura que no les es posible desarrollar individualmente. Habermas nos dice que la sociedad es un conglomerado de sistemas complejos, en la que el individuo accede a distintos ámbitos donde se realiza la acción comunicativa y donde el actor desaparece, transformado en procesos, sin perder por ello su carácter de creador inteligente. Y mutatis mutandi es una reflexión muy aplicable al mundo en el que se adentra Valle.

A través de ella nos resultará enormemente enriquecedor adentrarnos en el espíritu de un graderío, en las formulaciones estéticas propiciadas por la famosa serpiente multicolor que nos ofrecen los ciclistas con sus giros, agrupamientos, abanicos y relevos, en la dinámica de los grupos que se pueden formar en cualquier plaza pública, en las colas, los equipos, las fiestas colectivas... Poblados sin duda por seres anónimos -incluso en algunos momentos, si entornamos los ojos y dejamos que primen los colores, podríamos transformarlos en arriates de flores- pero seres que, aún difuminados dentro del conjunto, no parecen haber perdido su capacidad comunicativa, ni con los demás, ni con el entorno. Y Valle Rivilla, si no da vida a los rostros de sus figuras, sí les da alma y potencialidad con sus colores.

Lo inquietante de estos cuadros es que discurren muy próximos a la terrible belleza de los universos cantorianos, donde los infinitos pueden tener distinto tamaño, los conjuntos estar vacíos y el razonamiento quedar atrapado en paradojas insolubles. Afortunadamente nada de eso sucede. La frontera sólo se bordea y el discurso que se nos propone todavía responde al espíritu tranquilo de una pintora que, no obstante, ha empezado a sentirse atraída por uno de los más inquietantes conjuntos que puedan plasmarse sobre cualquier superficie en blanco. Esos tres puntos suspensivos (en cola) que ponemos detrás de algunas palabras como, por ejemplo, ¿y si ...?

De aquí que cuando uno abandona la sala sienta la sensación de que pueda existir un último cuadro, no pintado, o prudentemente aplazado, sin figura alguna. O de que, por muy rápido que gire la cabeza, nunca va a confirmar si en esa amalgama de rostros anónimos ha comenzado a latir la mirada de un maldito replicante. O se pregunte si ese grajo que permanece posado sobre la cornisa de la casa de enfrente no está de alguna manera solazándose con el ir y venir de las bandadas de seres humanos que discurren bajo su mirada.»

Carlos Miraz, periodista

VALLE RIVILLA

Córdoba, 1970
  • 2007 Estudios de Arte ("The body in Modern Art") en el University College of London, Reino Unido
  • 2005 Curso de acuarela en Escuela Libre de Artes Plásticas de Priego de Córdoba (Patronato Adolfo Lozano Sidro y Universidad de Sevilla)
  • 2001 Ingresa en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla
  • 1999 Comienza su formación en el estudio de Desiderio Delgado
EXPOSICIONES
  • 2008 "Paisajes humanos". Sala de exposiciones Cajasur Reyes Católicos, Córdoba. Individual
  • 2007 Seleccionada en el XVIII Certamen de Pintura Ciudad de Álora, Málaga
  • Seleccionada en la XXXV exposición internacional de pintura Alcalá de Guadaira, Sevilla
  • Seleccionada en el IX Certamen de Pintura de la Confederación de Empresarios de Cádiz
  • Seleccionada en el XIX concurso de Artes Plásticas Manuel González Sandoval, de Lora del Rio
  • Mostra Internazionale di Pittura Artelaguna. Treviso, Italia. Colectiva
  • 2006 Seleccionada en la VIII Muestra de Pintura "Ciudad de Dos Hermanas", Sevilla
  • Seleccionada en el XV Certamen Nacional de Pintura de Gibraleón, Huelva
  • Seleccionada en el XLII Certamen Nacional de Pintura del Círculo de Bellas Artes de Pozoblanco, Córdoba
  • Sala de exposiciones Cajasur Reyes Católicos, Córdoba. Colectiva
  • 2005 Sala de exposiciones Cajasur Reyes Católicos, Córdoba. Colectiva
  • Pabellón de las Artes, Priego de Córdoba. Colectiva
  • 2004 Casa de la Cultura, Villaviciosa de Córdoba. Colectiva
  • 2003 Sala de exposiciones Cajasur Reyes Católicos, Córdoba. Colectiva
PREMIOS
  • 2007 Primer Premio en el XIX Premio de pintura Gustavo Bacarisas, Sevilla
  • 2006 Primer Premio en el XII Certamen Nacional de Pintura Ciudad de Arcos, Cádiz.
  • 2006 Primer Premio en el VI Premio Artífice de pintura sobre papel de Loja, Granada
  • 2003 Primer Premio en el concurso convocado para la realización del cartel feria de Santaella
OTROS
  • 2007 Portada libro de programas de Doctorado 2007/09 Universidad de Córdoba
  • 2005 Portada libro de programas de Doctorado 2006/08 Universidad de Córdoba
  • Portada libro de programas de Doctorado 2005/07 Universidad de Córdoba
  • 2003 Portada revista de feria de Santaella, Córdoba
  • Portada libro resumen de tesis de la Universidad de Córdoba

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.