Yoko Ono recuerda en Liverpool una histórica performance 40 años después

Quedaría como una de las clásicas performances de Yoko Ono: la artista siendo envuelta con vendas por el público y luego éste cortando el vendaje para liberarla. Fue en la sala Bluecoat de Liverpool en 1967, y allí ha regresado algo más de cuarenta años después la viuda de John Lennon para repetir parte de aquella actuación.

El viernes por la noche en Bluecoat, Ono se hizo vendar de nuevo y después los asistentes fueron rompiendo las vendas. Así fue recordada la performance de 1967, la primera por la que cobraba en el Reino Unido y cuyo vídeo fue puesto a los invitados en la gala de reapertura de Bluecoat, que ha estado cerrado varios años.

Cuando en aquella primera ocasión estuvo en Liverpool, Ono ya había conocido a Lennon, pero aún no formaban pareja. Se habían encontrado en una galería de Londres en 1966, en la que exponía la artista de origen japonés y a la se presentó el beatle atraído por el humor y la interactividad de sus obras. Comenzarían su relación en 1968 y se casarían al año siguiente.

«Me enamoré de Liverpool»

Desde entonces, la artista y cantante, de 75 años, ha tenido un gran afecto por Liverpool. «Me enamoré de Liverpool desde la primera vez que vine. Cuando llegué, lo primero en lo que se fijaron mis ojos fue en la elegancia de la ciudad junto al mar. Actuar en el Bluecoat fue una experiencia que nunca he olvidado», ha manifestado con motivo de su nueva visita.

Nuevas obras de Ono forman parte de la muestra «Now Then», con la que echa a andar de nuevo Bluecoat, la galería de arte más antigua del Reino Unido, en la que en 1911 hubo ya la primera gran exposición de Picasso, Van Gogh y Cézanne. Junto a propuestas de otros cuatro artistas, Ono aporta la instalación «The Wish Tree», un árbol del que cuelgan papelitos en los que el público puede escribir sus deseos.

En su visita a la ciudad del Mersey, la viuda de Lennon ha acudido también a la casa en la que el beatle pasó su infancia, conocida como «Mendips». «Cuando vengo aquí y veo la pequeña habitación de John -ha dicho-, simplemente me emociono, porque es aquí donde su gran sueño comenzó; él al final se dio cuenta de que aquí soñaba». La vivienda fue adquirida por Ono y luego regalada a una fundación de la ciudad que ha habilitado como museo tanto ésta como la casa que habitó Paul McCartney. En sus declaraciones estos días a la prensa, ha confesado que la vida «no es fácil» para las mujeres que en algún momento han estado vinculadas a los Beatles. Lo decía por propia experiencia en relación a Lennon, asesinado en 1980, pero en respuesa a preguntas sobre el reciente divorcio de McCartney y Heather Mills: «Creo que todas las esposas de ellos sufrimos, y me parece que bastante. Nos ha tocado sufrir con fortaleza».

Emili J. Blasco (Londres), Yoko Ono recuerda en Liverpool una histórica performance 40 años después, ABC, 6 de abril de 2008

Comentarios