El Centro Pompidou de París abre sus puertas a la arquitectura de vanguardia de Perrault

La 'Caja Mágica', construcción en la que Madrid sueña ver el tenis de los Juegos Olímpicos de 2016, o la parisiense biblioteca François Mitterrand son dos de las obras del arquitecto francés Dominique Perrault, a quien el Centro Pompidou de la capital gala dedica su primera gran retrospectiva. A sus 55 años, con el premio nacional de arquitectura bajo el brazo y una trayectoria arquitectónica que ha ido derramando su talento por países como Rusia y España, además de su Francia natal, Perrault aterriza en el Pompidou siguiendo los pasos de Jean Nouvel, Richard Rogers o Renzo Piano.

Dominique Perrault. (Foto: AFP)

Medio centenar de sus obras, algunas erigidas en la realidad y otras que nunca pasaron del estadio de proyectos, junto con 13 vídeos explicativos de su forma de trabajar, conforman una muestra que estará abierta hasta el 22 de septiembre próximo. Para descubrir las obras y los estudios más célebres de este creador, el visitante circula por una sala sembrada de tejidos metálicos, elemento esencial en la arquitectura de este geómetra convencido. A través de maquetas, planos y bocetos emerge el universo arquitectónico de un creador en experimentación permanente, siempre a la búsqueda de nuevos territorios de expresión, según los organizadores de la muestra.

Pasión por las formas industriales

Así, su obra fluye desde las superficies lisas y geométricas de la 'Caja Mágica' de Madrid a la nebulosa de aluminio y cristal del Teatro Mariinsky de la ciudad rusa de San Petersburgo, pasando por el Velódromo y Piscina Olímpica de Berlín, obra que él mismo considera esencial porque "crea una nueva escenografía". Amante de las formas industriales, si hay un elemento que se repite a menudo en sus concepciones es el entramado de alambre grueso que envuelve bastantes de sus edificios. Ocurre en la plaza Garibaldi de Nápoles, en Italia, en su desechada propuesta para la ampliación del Museo Reina Sofía de Madrid, en su proyecto para la Casa de Francia de Ciudad de México o en la Biblioteca Kansai-Kan de Kioto, en Japón, obras todas ellas representadas a escala en el Pompidou.

'La caja mágica' de Madrid.

El metal gira, se entrelaza y otorga a sus edificios un halo de luz y frescura e invita a desenvolver la creación que se esconde bajo el manto de alambre. A ello hay que añadir la integración de sus edificios en el espacio, pues además del edificio mismo, Perrault se confiesa interesado también por "el paisaje y la creación de una nueva naturaleza: una naturaleza artificial con árboles construidos". Un claro ejemplo de esta concepción del espacio es su propuesta para el Parque del Manzanares de Madrid: una espiral de metal que recuerda al ojo de un huracán es, en realidad, una pasarela que atraviesa el río y parte de un jardín arbolado. También lo es el proyecto que ha ideado para el Palacio de Congresos que ha diseñado para la ciudad española de León y que debe estar terminado para principios de 2009.

Perrault lleva más de 15 años a la vanguardia de la arquitectura francesa, sin descuidar por ello su faceta de urbanista. La obra que proyectó a Perrault al escenario internacional fue la Biblioteca Nacional de Francia, un encargo del difunto presidente de Francia Françoise Mitterrand y que porta su nombre. Éste, reconocido amante de los proyectos arquitectónicos singulares aceptó el diseño de Perrault, un conjunto de angulosas torres situadas en la rivera del Sena que emulan a cuatro libros abiertos y que se inauguró dos años después de que su autor recibiera el Premio Nacional de Arquitectura en 1993.

Javier Albisu (Efe, París), El Centro Pompidou de París abre sus puertas a la arquitectura de vanguardia de Perrault, El Mundo, 14 de junio de 2008

Comentarios