jueves, 24 de julio de 2008

La sátira de los arquitectos de Hitler



'Germania', la colosal metrópolis en que Hitler soñó convertir Berlín, no sólo soportó el impacto de las bombas aliadas durante la guerra, sino que fue objeto de mordaces sátiras por parte de algunos de los arquitectos que la diseñaron a las órdenes de Albert Speer.

Maqueta de Germania. (Foto: AFP)

El Museo de Arquitectura de la Universidad Técnica de Berlín expone por vez primera la colección de dibujos de Hans Stephan, uno de los colaboradores de Speer en el megaproyecto que debía hacer de Berlín una metrópolis gigantesca que reflejara la grandeza del régimen. Stephan asumió los planos urbanísticos de 'Germania' entre 1937 y 1942 y, en aquellos mismos años, dibujó una serie de grabados bajo el título 'Reorganización Feliz', que ofrecen su personal visión de los planes que los nacionalsocialistas tenían entre manos para Berlín.

Con su plumilla, el urbanista diseñó tenebrosos escenarios de ciudadanos desahuciados y asustados por las enormes grúas del tamaño del Reichstag, encargadas de derribar árboles y colocar las moles de hormigón que levantarían la capital del Reich. "Cuando todo empiece, los peatones no tendrán de qué reirse", previene uno de los dibujos. En las escenas previstas por él, unos hombres diminutos esperan atemorizados a poder cruzar una vasta avenida de cincuenta carriles repletos de coches, otros se atrincheran entre las montañas de escombros, mientras un gran cañón abre literalmente a bombazos la Gran Avenida.

El propio Speer conocía de la existencia de los dibujos que ponían en evidencia los delirios de grandeza del Führer, pero estos nunca fueron presentados más allá del pequeño círculo de arquitectos. "No se sabe con seguridad, pero creo que no habría pasado nada bueno de haber llegado a oídos de Hitler", señala Hans-Dieter Nägelke, director de la exposición. Tampoco se conoce el por qué de los grabados, ni siquiera se puede decir que se tratara de una crítica velada al régimen, como demuestra el hecho de que Speer, que posteriormente sería juzgado en Nuremberg como ministro de Hitler, los tolerara. Al parecer, algunas de esas "caricaturas de Germania" -como así las denominaría Speer en 1949-, colgaban de la pared en el despacho de Stephan y provocaban cierta hilaridad entre el equipo de colaboradores, aunque no tenía pensado publicarlas antes de 1950, fecha fijada por Hitler para que la megalópolis estuviera rematada.

Sin embargo, los planes de la gran capital del Reich se vieron aparcados por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, como recuerda Patrick Golenia, otro de los responsables de la muestra, quien dice "entender" las razones que le llevaron a Stephan a formar parte del proyecto "voluntariamente". "Se trataba de construir, de repente, una ciudad completamente nueva. Para un arquitecto es muy interesante poder hacer una cosa así". Entre los grandes proyectos de Hitler, todos ellos satirizados por Stephan, destacaba el denominado Gran Pabellón, que debía tener 290 metros de altura, y cuya cúpula debía sustentar la escultura de un águila, símbolo de la fortaleza del Régimen, apoyada sobre el globo del mundo. Una de las escasas piezas del plan estrella de Speer que sí vio la luz fue la cancillería del Führer, erigida en apenas unos meses y arrasada en unas horas por las bombas aliadas.

Itziar Reyero Arregui [Efe, Berlín], La sátira de los arquitectos de Hitler, El Mundo, 23 de julio de 2008

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.