miércoles, 8 de julio de 2009

Cuestionando la aspiración de Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad

Una de las joyas monumentales de Córdoba, el yacimiento arqueológico de Medina Azahara, no está incluida en las listas de candidatos para poder convertirse en Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco. Esta noticia ha hecho arquear las cejas de sorpresa a más de uno. No, en cambio, entre los órganos que asesoran a la Unesco, como el Comité Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos (Icomos). Expertos de esta entidad, como Víctor Fernández, vicesecretario de la organización, apuntan directamente a los aproximadamente 240 chalés ilegales que se levantaron en sus alrededores como la causa fundamental para que Córdoba no esté en disposición de aumentar su lista de monumentos que gocen del reconocimiento de ser Patrimonio Mundial. Fuentes municipales niegan que el tema de las parcelaciones irregulares en el entorno de Medina -que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2006- pueda ser excusa para no aspirar al distintivo. "El chalet más cercano se encuentra a 800 metros del perímetro de la muralla de Medina Azahara", recuerdan fuentes del Consistorio.

Las mismas voces insisten en que bajo el gobierno de IU se puso freno a la proliferación de viviendas ilegales surgidas durante los años del mandato del PP en la ciudad. Recientemente, se ha firmado un convenio entre Ayuntamiento y Junta que crea una oficina técnica que pretende controlar todo el entorno del yacimiento. El Ayuntamiento también ha pedido estos días que Medina Azahara sea incluida dentro del listado de Patrimonio Mundial y la Junta se ha comprometido a iniciar los trabajos para volver a incluir su candidatura -estuvo presente durante unos años, hasta que fue retirada- en la lista que la Consejería de Cultura remite al Gobierno.

Pero desde el Icomos se insiste. "No es sorprendente que Medina Azahara no esté en la lista para acceder al distintivo que da la Unesco. Porque en la relación de Patrimonio Mundial tienen que estar, hoy en día, no sólo los monumentos que poseen bienes universales excepcionales, íntegros y auténticos, sino que además tienen que estar los que se demuestra que se pueden gestionar bien, los que cuentan con un plan que demuestre que está perfectamente protegido", recalca Víctor Fernández. "Primero hay que demostrar todo esto y luego se entra en la lista. Aunque Medina Azahara tenga valores, es perfectamente posible entender que no esté en la lista porque no está en las mejores condiciones que debería estar. Es decir, óptimas", zanja.

A Fernández también le sorprende que en los últimos días la sociedad cordobesa en general haya estado tan impactada al conocer que no se sepa en qué relación de monumentos está Medina Azahara. "Me parece que es muy útil que los cordobeses se pregunten eso, pero lo importante es que se pregunten por qué se ha permitido que existan urbanizaciones ilegales en el entorno de Medina Azahara. Es en ese momento cuando el Ayuntamiento y la ciudadanía tenían que haber tomado conciencia de lo importante que es ese bien. En cambio, se ha sido benevolente con esas parcelaciones que surgieron en los años noventa", subraya.

Icomos cree que Medina Azahara tiene valores de sobra para estar en la lista de Patrimonio Mundial. Defienden que el expediente de Patrimonio Mundial de Córdoba quedaría mucho más completo si se incorporase Medina Azahara. Y sostienen que no haría falta un expediente distinto, ya que sería suficiente con que se ampliase el ya existente. De la misma manera que ocurrió cuando se amplió la declaración del Patrimonio Mundial de la Mezquita al conjunto de la Judería.

Manuel J. Albert, Córdoba, Medina Azahara, excluida como aspirante para ser Patrimonio Mundial de la Unesco, El País, 6 de julio de 2009
Otros retrasos
Todo lo que tiene relación con Medina Azahara es lento. La hipotética declaración como Patrimonio Mundial puede tardar años. La apertura del Centro de Interpretación, dependiente de la Consejería de Cultura, se ha demorado tanto, que algunos ya habían perdido la esperanza. Iniciado en 2003, se planeaba la inauguración del edificio en 2006. Finalmente, si nada falla, será en septiembre de 2009 cuando el centro de interpretación del yacimiento arqueológico de Medina Azahara se abra al público. El objetivo es convertir a Córdoba en un referente internacional en el estudio de la cultura islámica.

La Junta de Andalucía, que ha invertido en este proyecto más de 20 millones de euros, está trabajando en el programa de actividades que complementarán la apertura y que tendrán una importante orientación hacia la participación ciudadana, muy centrada en los jóvenes. El centro contará con un auditorio en el que los visitantes podrán visualizar una proyección sobre el yacimiento, así como una biblioteca especializada, una tienda, un restaurante y un aparcamiento. Este recinto estará abierto al desarrollo de programas educativos, en los que se incidirá en el valor histórico y cultural del yacimiento, y talleres de recuperación, en los que los visitantes podrán comprender mejor el proceso de recuperación del yacimiento.
Manuel J. Albert, Córdoba, Otros retrasos, El País, 6 de julio de 2009

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.