viernes, 7 de agosto de 2009

Hallan restos de la casa de campo del emperador Vespasiano

Un grupo de arqueólogos británicos e italianos ha descubierto en la provincia de Rieti, en el centro de Italia y próxima a Roma, restos de la que creen que podría ser la casa de campo en la que el emperador romano Tito Flavio Vespasiano (9-79 d.C.) pasaba su tiempo de descanso.

Busto de Vespasiano

Los científicos, según informa hoy el diario italiano «La Stampa», han identificado el perímetro de la construcción y han hallado materiales que decoraban y daban forma a esta antiquísima villa, situada al noreste de la región del Lacio y que pertenecía a alguien poderoso, a tenor de las salas de recepción, las termas y columnatas de las que aún queda rastro.

El esplendor que en otra época pudo tener esta residencia de campo queda particularmente reflejado en la sala principal de la villa, donde aún se pueden ver incrustaciones de mármol policromado proveniente del norte de África. Es precisamente la magnificencia de esta sala, que en otra época tendría sus paredes revestidas con mármol, uno de los motivos que hace pensar a los arqueólogos que el propietario de la villa era Vespasiano, fundador de la dinastía Flavia y emperador del Imperio romano desde el año 69 d.C. hasta su muerte.

Proceso de romanización"No hemos encontrado aún ninguna inscripción y por tanto no hay certezas. Pero la época, la calidad de los ambientes, el lugar, y además la unidad de esta villa, el hecho de que no haya otras alrededor... En definitiva, todo hace pensar que era una residencia de la dinastía Flavia", explica Filippo Coarelli, responsable del descubrimiento, en declaraciones que recoge «La Stampa».

El hecho de que no muy lejos de allí, en el municipio de Cittareale, se haya localizado el "vicus" de Falacrinae, el asentamiento romano donde nació Vespasiano, sustenta aún más la teoría de que esa imponente villa pertenecía al emperador que dio inicio a la construcción del Coliseo de Roma. Los arqueólogos creen que es probable que Vespasiano quisiera regresar victorioso, ya convertido en emperador, al sitio que le vio nacer y que por eso decidiera construir allí su casa de campo, una residencia de la que ya el cronista Suetonio habló en su libro «De vita caesarum» (La vida de los césares). El escritor romano (70-140 d.C.) hablaba de unacasa de campo "en los montes cercanos a la ciudad de Rieti" en la que Vespasiano pasaba el verano.

Arqueólogos trabajando en las dependencias de la villa

Próximo a Cittareale, en el municipio de Cascia, ya en la actual región de Umbria, se han descubierto además restos de un antiguo foro romano, una plaza de reunión popular de 60 por 100 metros y que estaba adornada con columnas, templos y edificios públicos. Estos dos últimos hallazgos arqueológicos permiten entender un poco mejor, según Coarelli, el proceso de romanización de una zona que hasta el año 209 antes de Cristo estaba poblada por gentes que no hablaban latín.

Efe, Roma: Hallan restos de la casa de campo del emperador Vespasiano, ABC, 6 de agosto de 2009
Francesco Grignetti, Roma: Vespasiano abitava qui, La Stampa, 6 de agosto de 2009

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.