Cayetana de Alba cuelga sus mejores cuadros en Sevilla

María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Francisca Fitz-James Stuart y de Silva es la duquesa de Alba. Los paparazzi la convirtieron hace años en una víctima de sus rastreos. Su larga vida ha estado repleta de amigos en el mundo de la política y las artes. Apuntaba maneras desde pequeña, cuando la retrató Ignacio Zuloaga. "El pintor dijo que jamás retrataría a otra niña, y así fue", confiesa la duquesa en una entrevista con Efe.

La duquesa de Alba, ayer en el palacio de Dueñas, en Sevilla. EFE

La aristócrata y la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, presentarán hoy la exposición Colección Casa de Alba en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. La muestra reúne una selección de 40 obras de este fondo artístico conservadas en los palacios de Liria, en Madrid, y Dueñas, en Sevilla. La duquesa y la consejera estarán acompañadas en la presentación por Antonio Pulido, presidente de CajaSol, entidad que patrocina la muestra. La Consejería de Cultura, que organiza la exposición, ha iniciado el proceso para la inclusión de 772 valiosas piezas (mobiliario, pinturas, esculturas y ornamentos) del palacio de Dueñas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Las cariñosas palabras de Zuloaga forman parte de una larga relación entre la aristócrata y el arte. La duquesa de Alba, que ha trabajado en los preparativos de la exposición que se inaugura hoy, recuerda que es preferible pintar, como ella ha hecho durante años, que posar de modelo. "Hacer de modelo es muy aburrido, horroroso", recalca. Probablemente, algo tuvieron que ver sus primeras experiencias como modelo, ya que cuando posó para Zuloaga lo hizo a caballo: "Yo me movía más que el caballo". Con todo, de todos los retratos que le han hecho su preferido es el de Zuloaga a caballo y vestida de corto, lo que le hace pensar que "lo difícil es lo más valioso".

Picasso quiso retratarla como Goya a su maja (algunos han fabulado que era su antepasada). La duquesa rechazó la propuesta del pintor malagueño. "Creo que me hubiera agobiado. Eran otros tiempos. Yo no llegué a conocer a Picasso. Fue un recado suyo a través de Dominguín", evoca. Por ello, no se arrepiente de aquella negativa. "De Picasso lo que más me gusta es su época azul. Tengo un picasso de su última época. Tras comprar ese cuadro, Picasso se murió enseguida", agrega. "Tengo muchos amigos artistas", dice. Cuando le recuerdan que los artistas suelen ser muy especiales, la duquesa responde entre risas: "Es que yo soy muy especial también".

S.B., Sevilla: Cayetana de Alba cuelga sus mejores cuadros en Sevilla, EL PAÍS, 15 de octubre de 2009

Comentarios