Una escultura de Chirino, vandalizada en Santa Cruz de Tenerife

«Es una mutilación lisa y llana», dice sin ocultar su indignación Martín Chirino, que todavía no puede creer cómo una de sus obras monumentales, «El sueño de los continentes», ha sido cortada en dos partes sin que se sepa con exactitud qué va a ser de ella. Ubicada en la plaza de Europa, en Santa Cruz de Tenerife, antes de los últimos carnavales vio desaparecer su gran espiral, de unos seis metros de diámetro, que como en tantas otras obras del artista constituyen su sello distintivo.

Según algunas fuentes no oficiales del Ayuntamiento, la obra era desmontable y lo único que se hizo fue retirar el espiral por el riesgo que implicaba para su integridad ante la gran concentración de gente en las noches del Carnaval. La versión es otra, según otras fuentes del consistorio santacrucero -ABC trató de contactar con el concejal de Patrimonio, sin éxito-, que indican que «se movía mucho con el viento». Ambas versiones son rechazadas de plano por Chirino, que no sale de su asombro: «La obra es un volumen único, no es desmontable. Además, es suficientemente sólida como para que no se mueva con el viento. Yo mismo soldé esas piezas y sé lo que pesan y todo lo que pueden resistir».

En un depósito municipal

Desde el entorno del artista no ocultan su molestia por el hecho de que las autoridades municipales no hayan consultado con él antes de decidir cortar una parte de la escultura y retirar el espiral. Hoy, según se asegura desde el Ayuntamiento, el espiral duerme en un depósito municipal y reconocen que no se sabe con exactitud qué será del monumento en el futuro próximo. Incluso, señalan que hay otras prioridades, en tiempos de crisis, antes que mantener esta obra que fue en su día donada a la ciudad.

Chirino ve hoy muy lejos la idea con la que nació la pieza que simbolizaba el «sueño de Europa». La escultura fue creada como un homenaje a la reunificación de Alemania y la consolidación de la UE. «Simplemente, han vandalizado la pieza. Y no han tenido siquiera la delicadeza de llamar para darme a conocer qué piensan hacer con la obra», afirma el artista, que no descarta emprender acciones judiciales contra la administración local.

Desde el Ayuntamiento no dan muchas seguridades de que en el corto plazo se pueda devolver a la obra su carácter original. Como única esperanza, citan la posible inclusión dentro de un programa de apadrinamiento a cargo de empresas privadas.

Bernardo Sagastume, Santa Cruz de Tenerife: Una escultura de Chirino, vandalizada en Santa Cruz de Tenerife, ABC, 20 de diciembre de 2009

Comentarios