sábado, 16 de enero de 2010

Sale a subasta una escultura monumental de Alberto Giacometti

Una de las esculturas más icónicas del suizo Alberto Giacometti (1901-1966), la titulada «L'Homme qui marche I», saldrá a subasta el próximo 3 de febrero de 2010 en Londres. Es la primera vez en más de veinte años que sale a la venta una figura de Giacometti de un hombre que camina de gran tamaño, según anunció hoy la casa de subastas Sotheby's.

Se trata además de un bronce monumental (183 centímetros) fundido en vida del artista (1961) y adquirido por el banco alemán Dresdner Bank hacia 1980 y que luego pasó a formar parte de la colección del Commerzbank después de que este último banco absorbiese al primero. Su precio estimado es de entre 14 y 20 millones de euros (entre 19 y 29 millones de dólares), y el dinero que se obtenga con su venta se destinará a las fundaciones del Commerzbank y a algunos museos. El pasado 9 de noviembre, en Sotheby's de Nueva York, otra obra de Giacometti, titulada «L'Homme qui chavire» se adjudicó por 19,3 millones de dólares, muy por encima del precio estimado, que era de entre 8 y 12 millones

Reforzar las colecciones

Con su absorción del Dresdner Bank, el Commerzbank adquirió importantes obras de arte moderno y contemporáneo. La escultura de Giacometti se eligió para subastarla en la capital británica, pero otras cien obras de la colección se depositarán a título de préstamos permanentes en museos de Frankfurt, Dresde y Berlín. El objetivo de esas donaciones es reforzar las colecciones existentes de esos museos.

«L'Homme qui marche» representa el punto culminante de la experimentación del escultor suizo con la figura humana y pertenece a su etapa de madurez. La monumental escultura debía ser parte de un proyecto público encargado a Giacometti para la Chase Manhattan Plaza neoyorquina. En 1956, un comité de expertos de los principales museos públicos de Nueva York y Boston optaron por la escultura del suizo frente a los proyectos presentados por Alexander Calder e Isamu Noguchi para esa plaza pública en el distrito financiero de la ciudad. Giacometti creó entonces varias esculturas, de las que sólo unas pocas subsisten: entre ellas, «L'Homme qui marche I y II».

Al darse cuenta de que tardaría muchos años en llevar a cabo el proyecto, Giacometti terminó abandonándolo. Sin embargo, aquella escultura se convirtió en una obra icónica por derecho propio. Evidentemente complacido con las versiones del hombre que camina, Giacometti las fundió en bronce, y una pieza fundida de la primera versión se exhibió en la Bienal de Venecia en 1962. Otras piezas fundidas de la misma escultura figuran actualmente en importantes colecciones como el Carnegie Institute, de Pittsburgh, la Albright-Know Art Gallery, de Buffalo (EEUU), o la fundación Maeght, de St Paul-de-Vence (sur de Francia).

EFE, Londres: Sale a subasta una escultura monumental de Alberto Giacometti, ABC, 8 de enero de 2010

1 comentario:

PACO HIDALGO dijo...

Pues es una obra fundamental de Giacometti, escultor que expresa como nadie el nihilismo y la desesperación del ser humano en torno a la 1ª Guerra Mundial, precursor del existencialismo. Interesante entrada. Un saludo. Paco.

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.