viernes, 15 de octubre de 2010

El canon Picasso

Picasso, su mujer, su hijo y Gotthard Schuh, en 1932. Vea más fotosEn 1932, el Museo de Arte de Zúrich acogió 225 piezas de primera clase. Cada etapa de su ya prolífica carrera estaba representada: desde las pinturas del artista adolescente hasta sus jugueteos con el surrealismo, pasando, como no, por el cubismo y el neoclasicismo. Ocho décadas después, una exposición en el mismo lugar vuelve a mostrar idéntico recorrido artístico. La Kunsthaus de la ciudad suiza ha conseguido que 70 de aquellas piezas estén colgadas de nuevo entre sus paredes, formando así la primera retrospectiva de Picasso desde que en 1980 el Museo de Arte Moderno de Nueva York celebrara la última.

Arlequines, instrumentos, mujeres desnudas... todo el universo pictórico de Picasso estaba ya presente en sus primeras tres décadas de arte. Sus jóvenes pinceladas son el entremés de la exposición, en las que queda patente la influencia de Gauguin, Van Gogh o Toulousse-Lautrec. De la etapa azul destaca 'Mujer melancólica' (1902), mientras que de la rosa, el pintor mostró, entre otras, el 'Retrato de Fernande Olivier' (1906). De entre las creaciones modernas presentes, sobresalen dos. 'Lección de dibujo' (1925) no se había mostrado en público desde hacia más de 30 años. Difícil de ver también es 'El pintor y su modelo' (1927), prestada por el Museo de Arte Contemporáneo de Teherán, y que raramente está en circulación.

Picasso contra Picasso. 'Mujer con camisa', 1931. Staalsgalerie Stuttgart.La labor del comisario de la exposición, Tobia Bezzola, para averiguar qué obras estuvieron presentes en 1932 y quiénes eran sus propietarios ha requerido cinco años de intenso trabajo. Por lo demás, no ha tenido que preocuparse del concepto de la exposición. "Picasso ya hizo ese trabajo por mí", bromea en referencia a que el genio cubista fue el comisario de su propia muestra. Una exposición de estas características exige grandes cantidades de dinero, de ahí que las retrospectivas sobre el autor sean contadísimas, explica Bezzola. Cada año hay citas con Picasso en todos los rincones del mundo, aunque en la mayoría de ocasiones se trata de comparaciones entre el malagueño y otros artistas del siglo XX, o de monográficos sobre algunos de los aspectos de su obra como el erotismo, el cubismo, el circo o sus grabados japoneses. Por eso, la oportunidad que ofrece la Kunthaus hasta el 30 de enero es única.

Pero, ¿por qué Picasso se decidió por Zúrich para presentar su primera retrospectiva en un museo? La respuesta hay que buscarla en la ausencia de pinacotecas de renombre que mostraran arte contemporáneo en aquella época, más allá de Suiza, Holanda, Austria y Alemania. El MoMA de Nueva York sólo tenía tres años, poco tiempo para ganar el prestigio necesario para estar a la altura de uno de los pintores más importantes del siglo XX. Además, la Kunthaus era una institución privada, por lo que los cuadros expuestos podían venderse, uno de los objetivos principales del pintor cubista. El país alpino, más boyante que el resto de país en aquella década, era el lugar perfecto.

Nada más llegar a Zúrich con su mujer Olga y su hijo Paulo, Picasso se encontró con la compañía de la prensa, como si fuera una estrella de Hollywood. No obstante, la crítica no fue del todo benevolente pues no entendió las curvas, desviaciones y saltos que Picasso había hecho con su estilo en la última década. Llegaron a decir que aquellos cambios respondían a "un proyecto decorativo" y no pictórico. El renombrado psiquiatra suizo Carl Gustav Jung incluso manifestó que en su arte se palpaba "la esquizofrenia". Seguramente, sus provocativas declaraciones no hicieron más que llamar la atención del público. El interés fue tan masivo que el museo tuvo que ampliar en 15 días las cuatro semanas previstas inicialmente. Los responsables de la actual exposición esperan lo mismo.

Picasso siempre supo que sus pinturas cubistas marcarían la historia del arte. Por eso, cuando le tocó organizar una exposición retrospectiva de sus primeras décadas de trabajo, supo que sus obras vanguardistas tenían que ser el centro de todo.

Picasso contra Picasso. 'Joven mujer con camisa', 1905. Tate Gallery, Londres
Picasso contra Picasso. 'Mandolina y guitarra', 1924. Museo Guggenheim de Nueva York.
Picasso contra Picasso. 'Lección de dibujo' 1925. Coleccionista privado.
Picasso contra Picasso. 'El pintor y su modelo' (1927). Museo de arte contemporáneo de Teherán.
Picasso contra Picasso. 'Desnudo al lado del mar', 1929. Metropolitan Museum of Art, Nueva York.

Meritxell Mir | Zúrich: El canon Picasso, EL MUNDO, 14 de octubre de 2010

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.