viernes, 29 de octubre de 2010

Redescubren una obra maestra de Giotto

Tras casi una década de trabajos de limpieza y restauración, los especialistas atribuyen al maestro italiano un crucifijo hallado en la iglesia de Todos los Santos de Florencia

Para un joven conservador de arte enamorado de la pintura italiana no puede haber mayor emoción que la oportunidad de trabajar con el arte florentino. Pero tener la suerte de pasar cada día durante más de cinco años restaurando uno de los mayores tesoros culturales perdidos de Italia es, sin duda, una oportunidad única en la vida.
«Crucifijo de Todos los Santos». THE GUARDIAN
Anna-Marie Hilling, de 33 años, no sólo ha cumplido su sueño al convertirse en uno de los pocos restauradores que trabajan con una cruz de madera pintada a comienzos del siglo XIV, sino que ha ayudado a demostrar al mundo que este "Crucifijo de Todos los Santos" es obra del maestro del Trecento Giotto (Colle di Vespignano, 1267-Florencia, 1337), informa hoy el diario británico "The Guardian".

En los próximos días, y ya totalmente restaurada, la cruz, de cinco metros de altura, dejará el taller donde Hilling y su equipo han trabajado estos años para instalarse de nuevo en la iglesia de Todos los Santos de Florencia, donde fue descubierta. Hasta ahora se creía que esta obra maestra salió de las manos de uno de los discípulos de Giotto.

"Tras limpiar minuciosamente la obra durante los últimos años, Hilling y los otros cuatro miembros del equipo de restauración tuvieron sospechas de que el crucifijo podía ser un verdadero giotto. A continuación le hicieron unos estudios técnicos, que incluían infrarrojos y rayos X, que se realizaron el año pasado en un laboratorio florentino. Y fue allí donde obtuvieron la prueba irrefutable: aparecieron a sus ojos bocetos preparatorios bajo la pintura, lo que permitió a los especialistas atribuir la obra a Giotto. Se cree que el crucifijo fue pintado por Giotto unos 20 años después de que terminara su crucifijo de la iglesia de Santa Maria Novella de Florencia.

Estaba ubicado originalmente en el transepto de la iglesia de Todos los Santos. Marco Ciatti y Frosinini Cecilia, restauradores que trabajan con Hilling es este proyecto, explicaron que ha sido necesaria casi una década para limpiar y restaurar el crucifijo debido a su mal estado de conservación. La estructura tuvo que ser apuntalada.

La restauración del crucifijo fue iniciada por Paola Bracco en 2002. La majestuosa témpera sobre panel realizada por Giotto y su taller en torno a 1310-1320 fue desgraciadamente descuidada durante siglos. Se mantuvo en la sacristía de la iglesia, por lo que muy poca gente tuvo oportunidad de ver esta obra maestra. Sus maravillosos detalles habían quedado ocultos durante siglos bajo una gruesa capa de suciedad.

El crucifijo de Giotto volverá a la iglesia de Todos los Santos la próxima semana. La presentación oficial tendrá lugar el 6 de noviembre. El crucifijo se colocará en el transepto de la iglesia, y ya no en la sacristía, para que todos puedan apreciar su belleza. Entre las grandes joyas de Giotto, destacan sus trabajos en la Capilla de los Scrovegni, en Padua, y los frescos que hizo en la Basílica de San Francisco de Asís, la mayoría de los cuales fueron destruidos durante el terremoto que asoló la ciudad en 1997.

ABC, Londres: Redescubren una obra maestra de Giotto, ABC, 28 de octubre de 2010

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.