sábado, 2 de abril de 2011

Eduardo Souto de Mora, nuevo premio Pritzker de Arquitectura

El arquitecto Eduardo Souto de Moura, delante de la biblioteca de Cataluña, en una foto de 2007.- TEJEDERAS Eduardo Souto de Mora es, tras Álvaro Siza, el segundo creador luso en ganar el 'Nobel de arquitectura'.- El jurado destaca una obra que une "poder y modestia"

Eduardo Souto de Moura es el nuevo premio Pritzker de Arquitectura, pero tan noticia como esto fue la forma en que se conoció ayer: a través de una filtración que provocó un verdadero ataque de ira en los responsables de la Fundación Hyatt, que atribuye este denominado Nobel de la Arquitectura.

El pacto que permite que una institución adelante información a la prensa a cambio de que se publique en una fecha concreta saltó ayer por los aires cuando se hizo público a través del portal de arquitectura www.scalae.net el nombre del Pritzker 2011. Eduardo Souto de Moura, discípulo de Álvaro Siza, es el segundo arquitecto de esa nacionalidad (tras el propio Siza, en 1992) que recibe el galardón. Su anuncio estaba previsto para el 11 de abril.

Souto de Moura no olvidó ayer, al realizar sus primeras declaraciones tras el premio, recordar la figura y la obra de su mentor. Lo hizo de esta forma: "Cuando recibí la primera llamada diciendo que había obtenido el premio Pritzker apenas lo creí. Es un gran honor y ser el segundo arquitecto portugués que lo recibe tras Siza lo convierte en algo incluso más importante", dijo De Moura en un comunicado.

La Casa das Histórias en Ibiza, obra del portugués Eduardo Souto de Moura, premiado con el Pritzker, el Nobel de la arquitectura. LUIS FERREIRA ALVES

El jurado, que este año incluía entre otros a los arquitectos Renzo Piano y Glenn Murcutt (galardonados en ediciones anteriores) considera: " A lo largo de tres décadas Eduardo Souto de Moura ha producido un compendio de obras que pertenecen a nuestro tiempo pero que también tienen una fuerte conexión con las tradiciones arquitectónicas. Sus edificios tienen la habilidad única de combinar características aparentemente contradictorias como el poder y la modestia, el atrevimiento y la subliminalidad, el peso de la autoridad pública y una sensación de intimidad".

Souto ha realizado la mayor parte de su trabajo en Portugal, aunque entre sus más de 60 proyectos acabados hay obras en Italia, Alemania, Suiza, Reino Unido, Bélgica y España, donde ha construido la Casa de Llabiá, en Girona. Entre sus creaciones más relevantes los integrantes del jurado han destacado el Centro Cultural y la Torre Burgo de Oporto (su ciudad natal) o el estadio de fútbol de Braga, que consideran "un trabajo muscular, monumental y acorde con el poderoso paisaje".

La Casa do Cinema, obra para el director de cine Manoel de Oliveira por el arquitecto Souto de Moura.

Entre sus cualidades destacan precisamente la de integrar la obra en el entorno. Sin embargo, alejándose del mantra de moda hoy entre la mayoría de los arquitectos planetarios, rechaza de plano la definición de arquitectura ecológica o sostenible. "La arquitectura, para ser buena, lleva implícito el ser sostenible. Nunca puede haber una buena arquitectura estúpida. Un edificio en cuyo interior la gente muere de calor, por más elegante que sea, será un fracaso. No se puede aplaudir un edificio porque sea sostenible. Sería como aplaudirlo porque se aguanta", declaró en una entrevista a este diario en 2007.

Bárbara Celis, Nueva York, El premio Pritzker regresa a Portugal, EL PAÍS, 28 de marzo de 2011

Del rigor a la poesía

Maestro y modelo de varias generaciones de jóvenes arquitectos, la arquitectura de Eduardo Souto de Moura (Oporto, 1952) está marcada por un profundo rigor y una preocupación extrema por el medio físico donde sus trabajos se integran. Un rigor disciplinar que no le ha impedido desarrollar una muy personal sensibilidad que hace deEduardo Souto de Moura, en la Biblioteca de Cataluña.- TEJEDERAS su obra una de las más emocionantes y líricas de la arquitectura contemporánea. Souto de Moura es el tercero de una gran dinastía de arquitectos portugueses que se inició con Fernando Távora y continuó con el maestro Alvaro Siza, premio Pritzker 1992. Tras una intensa colaboración con Siza, siendo aún estudiante de 1974 a 1979, Souto de Moura se licenció en arquitectura en Oporto en el año 1980, abriendo en el mismo año su oficina de Oporto.

Desde la casa en Nevogilde (1983) en Oporto, este arquitecto ha diseñado multitud de viviendas unifamiliares, donde ha ensayado un personal lenguaje, contenido pero poderoso, que luego aplicaría con éxito a otras construcciones de mayor tamaño. En ese sentido una de las más enigmáticas viviendas construidas por él es la Quinta do Lago (1984), donde una blanca caja prismática está rematada con un conjunto de formas elementales que hacen referencia a ciertas arquitecturas vernaculares del Algarve.

Su amplio registro de intereses le ha permitido proyectar multitud de edificios públicos e infraestructuras, como el metro de Oporto, donde Souto de Moura, una vez planteada la estrategia general para esta infraestructura, repartió las estaciones con diferentes arquitectos, diseñando él personalmente la Estación para la Casa de la Música (2003). O el hermoso estadio de Braga (2003), una escultural estructura de hormigón que, apoyándose sobre una cantera abandonada, construye un curioso ejemplo de estadio con dos únicos graderíos situados a ambos lados del campo. O la magnífica rehabilitación del Monasterio de Santa María de Bouro (1997), ejemplo de convivencia natural entre lo existente y una respetuosa, arquitectura contemporánea.

Sería largo enumerar las numerosas construcciones de Souto de Moura, pero es necesario hablar del Museo Paula Rego, la Casa das Historias (2008), una de sus últimas construcciones. Aquí, el arquitecto construye un homenaje a la artista Paula Rego mediante un juego de oscilaciones entre la naturaleza que lo rodea y un artefacto elegantemente construido, en el que las dos inmensas chimeneas, que construyen su perfil, establecen referencias directas con las cocinas del monasterio de Alcobaça. La Casa das Historias es una edificación de carácter público pero construida desde una consciente vocación doméstica, que se podría considerar una vuelta a la casa en la Quinta do Lago con las vernaculares formas de la cubierta.

Estadio municipal de Braga (Portugal), adosado a una cantera natural, obra del arquitecto portugués. CHRISTIAN RICHTERS

Eduardo Souto Moura es un arquitecto que aprecia la buena arquitectura, el rigor, la tectónica, la precisión y la poesía, pero que no está interesado en las clasificaciones que sobre su trabajo se puedan realizar. En la entrevista que en 2004 le realizó la periodista Lara Braun, él se expresaba con claridad respecto a aquello por lo que realmente estaba interesado: "Para mí, la arquitectura es un asunto global. No hay arquitectura ecológica, ni arquitectura inteligente, ni arquitectura fascista, ni arquitectura sostenible. Sólo hay buena y mala arquitectura. Siempre existen problemas que no debemos desatender; la energía, los recursos, los costes, los aspectos sociales. Uno siempre debe prestar atención a todos ellos".

Imagen de la obra del arquitecto Eduardo Souto de Moura ' Mercado de Braga' ( Portugal) , 1984

Emilio Tuñón (arquitecto): Del rigor a la poesía, EL PAÍS, 29 de marzo de 2011

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.