Un instante, una decisión

Desde su nacimiento en la segunda mitad del siglo XIX, la fotografía ha cautivado a la sociedad por la magia que supone detener el tiempo. Cartier-Bresson, el ojo del siglo XX, lo llamaba el “instante decisivo”. Sin embargo, el genial fotógrafo francés caminó más por la senda de hacer el menor ruido posible para capturar ese momento mágico que por la atronadora visión de su colega y compañero no menos genial, Robert Capa, defensor de ensordecer al mundo con la realidad que gritaba desde sus negativos.

La foto ganadora del premio Pulitzer 2011, Massoud Hossaini. EFE

Entre estas dos visiones, entre estas dos decisiones a la hora de apretar el disparador de su cámara, han basculado –y basculan– todos los fotógrafos que les han sucedido. Massoud Hossaini, de la Agencia France-Presse, ganador del Pulitzer de fotografía de última hora, lo hizo el 6 de diciembre del pasado año cuando ante sus ojos se desangró la peor realidad de Afganistán: la de los atentados suicidas diseñados para matar al mayor número de personas, y al mayor número de inocentes.

En pocos segundos tuvo que tomar una decisión y apostó por congelar una profunda cicatriz de su país que ya nunca cerrará en su interior. Ningún mensaje tiene la fuerza de una imagen ni deja una huella más indeleble que ella. Hossaini lo sabía, y tomó una decisión de Pulitzer.

Alejandro Carra, Enviado especial a Afganistán en 2002, Un instante, una decisión, ABC, 17 de abril de 2012

Comentarios