lunes, 28 de mayo de 2012

Los secretos de Durero

Los obsesivos autorretratos y las miradas hipnóticas que Durero imprimió en sus cuadros componen un misterio a desentrañar para los organizadores de la mayor exposición de los últimos 40 años sobre el pintor alemán, que abre sus puertas en Nürenberg. "¿Qué hay detrás de esos misteriosos signos? ¿Por qué esa necesidad de autorretratarse?", se pregunta el responsable del proyecto, Daniel Hess, que concluye que "hemos descubierto muchas más nuevas preguntas que respuestas, pero hemos desvelado un Durero mucho más cercano a Leonardo de lo que suponíamos y, en todo caso, el hecho de volver a ver por primera vez juntas obras que estaban separadas desde que abandonaron la ciudad natal de Durero, nos permite una nueva visión en perspectiva de su obra desconocida hasta ahora", añade.

Imagen de uno de los paneles de la exposición. | Efe.
 Una de las nuevas preguntas surgidas a raíz de los trabajos preparatorios de esta exposición que recoge el Museo Nacional Alemán de Nürenberg, es el origen de lo que se ha revelado como una obstinación de Durero en dejar ocultas señales en sus obras. Durante cuatro años, buena parte de los cuadros más tempranos del artista han sido escaneados en busca de pistas sobre la evolución de su técnica y los hallazgos son sorprendentes. Algunos aparecen a simple vista, como el sol 'in corde leonis' que ornamenta  el 'Retrato de Johannes Kleberger', un rico e influyente comerciante alemán afincado en Lyon que podría haber encargado él mismo la inclusión del símbolo en la pintura.

Otras, sin embargo, son claramente iniciativa del pintor. En el 'Autorretrato' cedido por el Museo del Prado, por ejemplo, se ha descubierto que Durero aplicó pintura directamente con los dedos para componer la figura de los guantes, cuidándose de que su huella digital quedase impresa y perfectamente reconocible en la pintura. "Se desvela en estos detalles una ofuscación por su individualidad, por su yo, que apenas podemos intuir, pero que imaginamos como un juego inteligente o un mensaje solo para iniciados", elucubra Hess.

En total, se han reunido 120 obras de Durero (1471-1528) que incluyen desde el 'Autorretrato a los 13 años'(1484), un préstamo del museo Albertina de Viena, hasta la 'Adoración de los Reyes' (1504), de la galería Uffizi de Florencia. La exposición ofrece además una ocasión única para comparar de forma directa trabajos de Durero con los de algunos de sus contemporáneos y la influencia que ejercieron sobre él otros artistas de la región de Franconia (el sur de Alemania).

Tras recorrer los 1.300 metros de exposición, resulta evidente la contribución de Durero al desarrollo de un nuevo concepto del arte, lo que le permitió ser "el primer artista alemán que ya gozaba en vida de un reconocimiento en toda Europa", señala Hess. El único cuadro representativo que falta es el 'Autorretrato con pelliza' (1500), negado desde Munich por la Colección Nacional de Pinturas por motivos de conservación y que echarán de menos los 150.000 visitantes a la muestra que se esperan hasta el 2 de septiembre.

Rosalía Sánchez, Berlín: Los secretos de Durero, EL MUNDO, 27 de mayo de 2012

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.