Murillo vuelve a caerse del andamio

Su labor es tan discreta como casi anónima. No superan el centenar, pero su tesón hace posible momentos como el vivido este jueves en el Museo Provincial de Cádiz, donde ha visto la luz una nueva obra pictórica, olvidada en los archivos. Son los mecenas del siglo XXI que recuperan el patrimonio de hace más de 150 años, descubren nuevas obras o se esfuerzan por patrocinar a futuros artistas. 

El cuadro 'La caída mortal', presentado tras su restauración. | Cata Zambrano
El cuadro 'La caída mortal', presentado tras su restauración. | Cata Zambrano
 Con sus cuotas mensuales, la Asociación de Amigos del Museo de Cádiz ha logrado que se restaure la obra del artista sevillano Manuel Cabral Aguado Bejarano, que retrató la caída desde un andamio de Murillo, en 1681, y cuyas secuelas le llevó a la muerte al siguiente año. El pintor sevillano, según la tradición popular, cayó del andamio mientras pintaba el gran lienzo de los Desposorios místicos de Santa Catalina que presidía el retablo mayor de la desaparecida iglesia del convento de los capuchinos en Cádiz. Así, el cuadro de la caída del pintor se situará en el Museo gaditano justo al lado del cuadro que Murillo estaba pintando cuando se cayó y que provocó que dejara este conjunto de lienzos sin terminar. El autor de La caída mortal sitúa el suceso en el mismo templo, al pie del retablo, aunque actualmente se considera más lógico que el accidente ocurriera en el propio estudio del pintor en Sevilla.

Los restauradores Pilar Morillo y Pablo Domínguez Bernal han sido los encargados de recuperar la obra, que se encuentra ya a disposición del público en la sala de 'El pleno barroco. Murillo' y que ha sido presentada por la delegada provincial de Cultural de la Junta de Andalucía, Yolanda Peinado.

La intención de la Asociación de Amigos del Museo, que preside Pedro Fernández, es continuar con la labor de recuperación del patrimonio artístico de la ciudad. Con sus cuotas, los socios han conseguido hacerse con "lienzos y grabados del siglo XIX y XVIII y que en la actualidad se exponen en la Casa Pinillos", como legado al Museo y a la ciudad. Cabral Aguado Bejarano logró con esta obra en 1862 la medalla de oro de la Academia de Bellas Artes de Cádiz.

Cata Zambrano, Cádiz: Murillo vuelve a caerse del andamio, EL MUNDO, 17 de mayo de 2012

Comentarios