sábado, 13 de noviembre de 2010

Sagrada Família, de la crítica a la aceptación

Arquitectos que se opusieron a continuar el templo admiten ahora la potencia de su nave central, pero la mayoría de los encuestados lo consideran carente de alma gaudiniana

Interior del temple. Nave central

La retransmisión televisiva de la consagración de la Sagrada Família, presidida por Benedicto XVI, causó honda impresión entre los fieles católicos. Y, de paso, ha provocado un pequeño pero significativo seísmo entre la intelligentsia arquitectónica local, tradicionalmente crítica y recelosa ante la continuación de las obras del templo ideado por Gaudí. Un tercio de los veinte profesionales consultados por La Vanguardia han atemperado ahora sus opiniones adversas y, en algún caso, incluso se han retractado. El mayoritario resto sigue comulgando con los principios de la carta publicada el 9 de enero de 1965 en este diario, señalando que no había justificaciones sociales ni urbanísticas ni pastorales ni artísticas para proseguir la obra. Fue una carta firmada, entre otros, por Le Corbusier, Pevsner, Zevi, Moragas, Coderch, Bohigas, Rubió i Tudurí, Miró, Tàpies o Subirachs (quien a la vuelta de los años se convertiría en escultor del templo); una carta que tendría ecos en la ruidosa manifestación contraria a la continuación del templo de 1990. Para estos opinantes críticos (y para algún converso), la Sagrada Família de hoy, lejos de ser un punto de referencia del arte occidental, es quizás más espectacular, pero al tiempo menos gaudiniana. Por ello, su arquitectura merece epítetos nada amables, como horrorosa, anabolizada, siliconada, forzada, robótica, más propia de Calatrava que de Gaudí, desvirtuada, monstruosa y –peor aún– ajena al genio de su creador. Siguen las respuestas a la pregunta de esta encuesta.


A FAVOR

  • Juli Capella, Autor del hotel Omm. Ha merecido la pena llegar hasta aquí. Me retracto si antes dije lo contrario. Que conste que nunca afirmé –y no es para excusarme– que no debiera continuarse, sino que no debía continuarse diciendo que era una obra de Gaudí. Esto lo mantengo, porque creo que en la nave central queda una visión estructural de Gaudí, pero también hay mucho pegote, mucha idea de pacotilla. Sin embargo, el concepto es lo suficientemente potente como para que esa columnata arborescente, ese oasis de la nave central, esté logrado. Reconozco que su arquitectura me impresiona: me parece más poderosa incluso que la presencia del Papa. Personalmente, me equivoqué si dije que no había que seguir con las obras del templo. Ahora estoy a favor de que se acabe, en especial si se precisa que lo que se está haciendo no es obra de Gaudí. Es deplorable que se siga diciendo que Gaudí, que tuvo un papel decisivo en sus inicios, tiene mucho que ver con lo que se hace hoy. En cualquier iglesia de Roma te documentan los distintos autores que ha tenido a lo largo de los siglos.
  • Miquel Espinet, Presidente del FAD. La idea que yo tenía era dejar el templo intacto, como una ruina romántica. Pero he ido visitando la obra Exterior del temploy, ante lo visto el pasado fin de semana, ahora diría que dentro de cuarenta años la gente opinará que ha sido una gran idea acabarla. Eso es lo que yo pienso. Estoy entre la idea romántica del monumento inacabado y la del edificio terminado. Pero a la vista de lo que hay, me inclino por acabar la Sagrada Família. Las catedrales góticas también se demoraban siglos. ¿Que si soy un converso? Digamos que soy un converso práctico. La Sagrada Família será, seguramente, el principal edificio religioso completado en el siglo XXI.

  • Carlos Ferrater, Autor del Jardín Botánico. Siempre he pensado que la Sagrada Família ya es un tema que va más allá de lo arquitectónico, entra en lo simbólico, en el terreno de los emblemas de la ciudad. Gaudí ya no es patrimonio exclusivo de los arquitectos; lo es de la humanidad entera. Y ahora más. Nunca quise entrar en la discusión de si había que seguir con la obra, y menos teniendo en cuenta que no se paga con dinero público, sino con aportaciones voluntarias. Yo prefiero la cripta, pero reconozco que la imagen del bosque central resulta muy potente. Quizás no muchos colegas piensen como yo. Y lo comprendo, porque es un desastre trabajar sin planos. Pero el caso es que se ha hecho lo que se ha hecho, no me pregunte cómo.

  • Daniel Giralt-Miracle, Comisario del año Gaudí. Creo que hubo muchos juicios precipitados sobre la conveniencia de no seguir las obras. Pocos imaginaron que la construcción podía cristalizar en algo tan contundente como lo que ahora hemos visto. Se habló mucho del exterior del templo y poco del interior, salvo quienes conocían el proyecto de modo fehaciente. Los que han impulsado las obras son visionarios, casi utopistas, pero su tenacidad y convicción les permitía ver ya lo que ahora amuchos nos ha sorprendido. Me parece lógico que se sigan las obras: creo que la Sagrada Família podrá terminarse en pocos años.
  • Vicente Guallart, Director del Institute for Advanced Architecture of Catalonia. Hay que terminar la Sagrada Família. Dejarla inacabada es una idea romántica. Las catedrales siempre han pasado de generación en generación. Debemos asumir que somos capaces de trabajar incluso mejor que Gaudí. Si me encargaran la continuación, cambiaría algunas cosas, desde luego. Yo estuve en contra de la continuación. Pero luego entendí que era positivo seguir con la investigación en materia de geometría y construcción, a partir de las instrucciones de Gaudí. En términos históricos, no seguir meparecería un signo de decadencia.
  • Josep Llinàs, Autor de la biblioteca Jaume Fuster. A consecuencia de lo visto en la tele, me he propuesto visitar el templo con calma. Quizás ahora haya más dudas sobre la radicalidad de quienes defendían no terminar la obra. Siento un interés por conocerla al detalle que antes no sentía. He leído un librito de Perejaume muy interesante, que invita a ver la Sagrada Família con ojos alejados de la ortodoxia del movimiento moderno. Es otra posibilidad.
  • Jordi Ludevid, Presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España. El espacio de la nave central es muy potente, y sé de colegas de diversa naturaleza a los que ha causado mucha sorpresa. Me llegan mensajes respetuosos con lo hecho. No sé de muchas críticas. Tengo que visitarla.

EN CONTRA

  • Jordi Badia, Autor de Can Framis. Estoy convencido de que habría valido la pena dejar el templo como estaba. Arquitectónicamente no tengo dudas: lo que se ha hecho está mal. Los intereses de la ciudad, en atención al turismo, quizá vayan por otro lado. Pero arquitectónicamente lo que se ha hecho ha sido manipular la obra de un genio. Eso está condenado al fracaso. Se ha construido más de lo que dejó Gaudí, y tiene poco que ver con lo que él hacía.
  • Oriol Bohigas, Inspirador de la transformación olímpica. La continuación de la Sagrada Família es un error. La prueba está a la vista: lo que se ha logrado es un falso Gaudí, totalmente discutible en términos de autoría. Hubiera sido mejor no comprometer la arquitectura de Gaudí, ahora desvirtuada. Ya dijimos en su día que hubiera sido preferible hallar un gran espacio exterior para reuniones multitudinarias. En la ceremonia del fin de semana se llenó el templo y hubo que cortar calles para colocar sillas y pantallas. En un espacio abierto, la ciudad habría absorbido mejor el flujo de asistentes.
  • Quim Español, Ex director de Plans i Projectes de Barcelona. Ya había visitado la nave central antes de la retransmisión televisiva. Este espacio es imponente, sin duda. Y más lo será la Sagrada Família en su conjunto cuando se levante la torre de Jesucristo, de 170 metros. Por sus dimensiones, será incluso monstruosa. El proyecto me hace pensar en La guerra de las galaxias. Hay mucha potencia, es verdad. Pero los acabados interiores, como suele pasar en estas películas espectaculares, tienen cierto contenido kitsch; la formalización del espacio tiene incluso tonos kitsch muy subidos. Continuar o no la obra ya no es una cuestión arquitectónica: se ha convertido en una cuestión social, religiosa o turística.
  • Sílvia Farriol, Presidenta de Arquinfad. No ha valido la pena seguir. Lo que se ha logrado es una desvirtuación total de la idea gaudiniana. El cambio de paradigma constructivo es tan grande como el alarde espacial. Gaudí trabajaba experimentando sobre la marcha. Quería hacer una catedral de piedra. Aquí se ha recurrido al hormigón revestido. Y los acabados y el pavimento… todo horroroso, epidérmico. Me ratifico: no debiera haberse hecho.
  • Dani Freixes, Autor del parque del Clot. No ha valido la pena continuar las obras. Es verdad que ahora se ha logrado un espacio arquitectónico antes inexistente, porque lo que no tiene techo no lo es. Antes sólo era una ruina. Pero, atención, una ruina con sentimiento propio. Una arquitectura tan personal como la de Gaudí es distinta a la de las catedrales medievales, que podía continuar cualquier arquitecto o constructor con cierta cualificación. En Gaudí todo es expresión personal. Como lo es en un pintor. ¿Nos atreveríamos a terminar el cuadro inacabado de un gran pintor? No, no lo haríamos. Continuar una obra como esta es posible. Pero insuflarle la expresión, la pasión y el talento de Gaudí no es posible. La Sagrada Família ya no es lo mismo que fue. Su ruina nos podía haber hablado de un genio y de su tiempo. Lo que tenemos ahora no nos habla de un genio ni de su tiempo. Ya hay demasiados parques temáticos en el mundo. Siempre se puede edificar sobre el pasado, pero hay pasados cuyo valor siempre será superior a lo que se construya encima.
  • Beth Galí, Autora de la biblioteca Joan Miró. Visité la Sagrada Família poco antes que el Papa. Y sigo diciendo que lo hecho no ayuda a comprender a Gaudí. Si los actuales arquitectos del templo hubieran entendido a Gaudí, la obra sería más refinada. Ahora parece robótica, producida por un robot. El tiempo ha corrido a favor de la continuación de las obras: la enormidad y el espacio son elementos impactantes. Pero no tienen nada que ver con la cultura gaudiniana. Gaudí es imposible de reproducir. Una obra de Mies se puede reproducir, milimétricamente. Una de Gaudí, no. Lo que se ha hecho ha sido armar un gran objeto kitsch para atraer a las masas turísticas. Nos hemos inventado un mito.
    Mónica Gili, Editora de GG. Sólo he visto unas imágenes televisivas, pero sigo pensando que hubiera sido mejor dejar el templo como Gaudí lo dejó, en plan ruina romántica. Algunos amigos me han dicho que les gustaba. No es mi caso. Prefería el templo como antes.
  • Emiliano López, Premio FAD Arquitectura 2008. No se tendría que haber continuado. Lo mejor haInterior del templobría sido usar la Sagrada Família como estación central del AVE en Barcelona. El tren pasa por ahí. En esta fase, el edificio parece más un Calatrava que un Gaudí. No tiene sentido. La nave central es espectacular y sorprendente, en especial cuando la vemos en televisión mediante una cámara voladora.

    Enric Massip, Autor de la torre Telefónica ZeroZero. Era mejor dejar la Sagrada Família como estaba, pero ahora ya no hay marcha atrás y lo procedente es acabarla. En tal caso, creo imprescindible que quede claro qué parte del templo ideó Gaudí y cuál han desarrollado sus seguidores. Por las imágenes que he visto, a la nave central le falta textura. Es un espacio anabolizado, siliconado, carente de alma. Las soluciones aplicadas me parecen automáticas. Quiero decir que no están pasadas por el filtro de prueba y error, que era el método de trabajo de Gaudí. Estoy convencido de que Gaudí hubiera ido variando sus planes sobre la marcha. Es lo que hizo siempre. Las soluciones aplicadas ahora me parecen forzadas, incluso técnicamente, con el objetivo de acabar pareciéndose a lo poco de lo que se disponía: las fotos de una maqueta. El hecho, además, de que algunas soluciones constructivas necesiten hormigón armado ya indica que algo falla. La idea de Gaudí era trabajar por compresión: quería levantar la última catedral de piedra. Es cierto que Gaudí ya usó hormigón en su día, pero lo hizo en lo alto de las torres, donde el hormigón era como una piedra ligera. Ahora es al revés: está en la base de las columnas, cuyo macizo muscula. La imagen final resultante es una imagen congelada, fantasmagórica.
  • Josep Lluís Mateo, Director del Barcelona Institute of Architecture. Se ha logrado un espacio grande, espectacular. Pero no me atrevo a decir que el esfuerzo haya valido la pena. Me parece un gran decorado de película. La retransmisión televisiva le daba ese toque cinematográfico, de irrealidad. Quiero decir que un espacio como el de la catedral de Palma, en el que también intervino Gaudí, me parece real, mientras que el de la Sagrada Família me parece más de cartón piedra.
  • Ignacio Paricio, Catedrático de Construcción de la ETSAB. Lo que se ha acabado ahora es horroroso. Los rosetones de las claves son de una vulgaridad increíble. El maravilloso equilibrio entre técnica y composición que lograba Gaudí no asoma por las patochadas que se han hecho ahora. Yo hubiera sido partidario de dejar la Sagrada Família como la dejó Gaudí; a lo sumo, se podría haber hecho algún elemento complementario. Para alcanzar este resultado no valía la pena seguir. Robert Terradas, Director ETS Arquitectura La Salle. Hubiera preferido dejar la Sagrada Família como estaba. Era realmente difícil saber cómo Gaudí hubieran continuado el templo. Y, tras su muerte, es imposible. Lo que él hizo está muy bien. Lo que se ha hecho ahora revela un esfuerzo constructivo real, sí, y resulta tremendamente efectivo en lo referente a promoción, a propaganda. Pero en la obra yo no sé ver el espíritu de Gaudí. Y aun suponiendo que la arquitectura tuviera un pase, la estatuaria es definitivamente ridícula. El conjunto es un pastel. Un pastel que gustará a otros, pero no a mí.
  • Elías Torres, Autor de la reforma del Park Güell. Creo que Jujol era el heredero natural y capaz de continuar el templo. Podría haberle añadido esa capacidad que tenía de transformar lo escaso y lo pobre en algo sutil y sublime. Hubiera contaminado las obras de soluciones inesperadas, extrañas y, casi seguro, emocionantes. Sus chispas creativas las habrían mejorado, iluminado o incluso chamuscado. Esto, a veces, puede provocar desconfianza y miedo.

Llàtzer Moix, Barcelona: Sagrada Família, de la crítica a la aceptación,
La Vanguardia, 12 de noviembre de 2010

1 comentario:

pilar dijo...

MUY INTERESANTE Y BIEN ESTRUCTURADOS LOS PROS Y CONTRAS.....YO SOY DE LOS PROS

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.