jueves, 3 de febrero de 2011

El secreto mejor guardado de la Torre Eiffel

Investigadores franceses crean una simulación informática del monumento más visitado del mundo para averiguar cómo ha resistido 120 años

 La Torre Eiffel, el monumento más visitado del mundo, fue construida para durar sólo dos décadas. Pero ya lleva aguantando contra viento y marea 120 primaveras, y lo hace con un estado de salud insolentemente bueno. Para descubrir el secreto de esa eterna juventud y averiguar qué puede pasar en el futuro, los franceses han efectuado un trabajo de simulación informática de varios meses. Ahora, la Torre Eiffel ya tiene su avatar en 3D. La operación de modelización informática de la legendaria dama de hierro se está convirtiendo en el escaparate agradable de algo mucho menos conocido: un plan gubernamental de 500 millones de euros para estudiar los miles de infraestructuras críticas de Francia que, por viejas, amenazan con desmoronarse.

El Centro Técnico de las Industrias Mecánicas (Cetim), bajo contrato con el Ministerio de Industria francés, ha sido el encargado de efectuar la modelización 3D de la Torre Eiffel real, a la que se suben cada año unos 6,8 millones de turistas, es decir, más que los habitantes de la Comunidad de Madrid. Este es un considerable proyecto de ingeniería. Como explica el Cetim, ha habido que estudiar primero la Torre Eiffel verdadera, mediante análisis de materiales, para transformarla en fórmulas matemáticas y crear la Eiffel virtual que se presenta con sus "165.000 elementos, 148.000 nódulos y 900.000 grados de libertad", según los ingenieros, imitaciones perfectas de la realidad. Es decir, que no sólo es una imagen, sino que bajo esa imagen hay un conjunto de fórmulas matemáticas. Con el avatar así creado, los ingenieros pueden simular, por ejemplo, cuanto aguantaría la dama de hierro si se encadenaran 50 años de calentamiento climático en París, o qué pasaría si la capital fuera asolada por meses de vendavales. "Este sistema nos permite observar con precisión el impacto de cualquier intervención en la torre sobre cada una de las tuercas, el desgaste de las visitas, o qué pasaría si se modifica un restaurante o se retoca un ascensor", explica Alain Carcan, director técnico del proyecto.

La técnica de crear un avatar para examinar el efecto del clima o las inversiones, es ahora habitual en las infraestructuras nuevas. Para esos materiales modernos, ya existen las fórmulas. Con la Torre Eiffel hubo que ir a buscar los planos originales del genial ingeniero y arquitecto y estudiar materiales decimonónicos. Ahí se produjo la primera sorpresa de los seis ingenieros que trabajaron durante 14 meses con superordenadores y análisis químicos o mecánicos: las 7.300 toneladas de estructura metálica, los 2,5 millones de remaches y los 18.038 elementos de acero (hierro dulce) de la Eiffel van bien. Es como si por el total de 11.700 toneladas de la dama de hierro no pasaran los años. Según contaron los ingenieros de Cetim a la AFP, ese acero inventado a finales del siglo XVIII tiene un comportamiento idóneo, con una mejor resistencia a la oxidación que ciertos aceros del siglo XX. De cara al futuro, los ingenieros sometieron el modelo virtual a varios escenarios de viento, nieve o escarcha, y a elevadas cifras de visitantes y diferentes obras. "Incluso llegamos a imponer a la Torre el doble de su carga de peso: se movió, pero no fue destruida", explica Stéphane Roussin, responsable de estructura de la Torre Eiffel. No obstante, se niega a dar detalles sobre los escenarios en los que sí se cae la torre. Y añade: "Tenemos mucho margen".

La modelización 3D de la Torre Eiffel es el proyecto vitrina de un asunto mucho más delicado, bautizado como "prevención de riesgos y prolongación de infraestructuras". En enero pasado, el Gobierno aprobó un plan de 500 millones de euros para evaluar el estado de miles de infraestructuras críticas algo viejas, que necesitan "instrumentos de vigilia y de anticipación" como la simulación 3D. Es lo que tiene haber sido un país que muy pronto se industrializó y se modernizó: ahora lo moderno es viejo y en el siglo XXI no hay fondos públicos o privados como para renovar todo lo que nuestros bisabuelos y abuelos sí supieron financiar. Según un documento del Cetim, la edad promedio de las canalizaciones de agua potable de Francia es de 33 años y la de los oleoductos de 44 años. Entre 2006 y 2008, se registraron 64 fugas en canalizaciones de materias peligrosas, un 46% de ellas causada por la corrosión debida al envejecimiento.

Andrés Pérez, El secreto mejor guardado de la Torre Eiffel, Público, 16 de enero de 2011

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.