sábado, 18 de diciembre de 2010

El Centro Oscar Niemeyer de Avilés abre con vocación de nuevo foco en el norte

Vista de la cúpula del Centro Cultural Internacional "Oscar Niemeyer" de Avilés El mismo día en que el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer festejaba su 103º aniversario, el centro cultural que lleva su nombre, la primera obra del artista en España y la de mayor proyección de Europa, abría sus puertas en Avilés (Asturias). Fue un acto multitudinario, prólogo de una serie de acontecimientos que se extenderán hasta la próxima primavera, cuando se culmine el proyecto que Niemeyer regaló a la Fundación Príncipe de Asturias. El arquitecto tenía previsto dirigir unas palabras a los asistentes a través de una videoconferencia. Esta videoconferencia, en la que el genial arquitecto debía soplar las velas de una tarta, no pudo realizarse al final por un problema técnico con el satélite. Sus palabras, sin embargo, podrán escucharse a través de la grabación colgada en internet.

Problemas técnicos al margen, lo que ayer se mostró por primera y de forma oficial vez al público fue el elemento más representativo del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer: la cúpula del edificio que alberga el museo que recogerá la historia de los premios Príncipe de Asturias: una pionera y provocadora cúpula, realizada a base de un casi inédito sistema de inflado de una membrana de PVC. Los expertos han elogiado la escalera interior helicoidal, que el propio arquitecto cuidó especialmente como uno de sus diseños más personales. El autor describe su proyecto como una gran plaza pública donde es posible "asomarse al teatro de la vida". Esta plaza real y con capacidad para 10.000 personas separa los dos principales elementos del trabajo ya terminado: el museo y el auditorio, con más de 5.000 m2y un aforo de mil personas, con una ventana de grandes dimensiones desde la que se pueden contemplar los espectáculos de la plaza. Entre el auditorio y el museo, Niemeyer ha proyectado una torre mirador, de 13 metros de altura, que será el eje de citas gastronómicas mundiales y a la que se accede a través de una escalera, con una superficie de 514 metros cuadrados.

El centro se equipara al Guggenheim bilbaíno, con el que compartirá referentes internacionales en el norte de España, al igual que el Laboral Ciudad de la Cultura y además posibilita la ubicación de Avilés en el mapa arquitectónico mundial, convirtiendo la zona degradada, al otro lado de la ría que separa la localidad, en un museo cultural que se une por una espectacular pasarela al viejo casco urbano y medieval. La vocación del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, cuyo primer director es Natalio Gruedo, es la de convertirse en eje internacional de actividades culturales, con las actuaciones, ya contratadas, del Old Vic Theatre, de Londres o la Filarmónica de Nueva York, entre otros. Una de las instituciones que participan en este intercambio cultural es la ONU, bajo cuyo paraguas se proyecta el Impacto Académico.

Vicente González, Avilés: El Centro Oscar Niemeyer de Avilés abre con vocación de nuevo foco en el norte,
La Vanguardia, 16 de diciembre de 2010

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.