miércoles, 8 de diciembre de 2010

El Vermeer menos conocido, en la Galería Nacional de Escocia

"Cristo en casa de Marta y María", una de las tres obras tempranas del pintor holandés Johannes VermeerTres obras tempranas del pintor holandés Johannes Vermeer (1632-1675), procedentes de distintos museos, se exhibirán del 8 de diciembre al 12 de marzo en la Galería Nacional de Escocia, en Edimburgo. Vermeer es famoso en la historia del arte por sus meticulosas escenas interiores, que transpiran tranquilidad y silencio y nos remiten a un tiempo en que no parecía existir el estrés.Pero es al mismo tiempo una de las figuras más misteriosas de la historia del arte europeo, ya que se ignora casi todo de sus comienzos artísticos.

Johannes Vermeer era hijo de un posadero y comerciante de arte de la ciudad de Delft, pero no se sabe a ciencia cierta con quién estudió, aunque está claro que estaba muy familiarizado con las últimas tendencias de la pintura flamenca y holandesa. Es además uno de los pintores menos prolíficos de la historia y sólo sobreviven 36 obras debidas a sus pinceles. Casi todas ellas son de interiores con una o dos figuras, sobre todo femeninas, dedicadas a tareas cotidianas: escribiendo o leyendo una carta, vertiendo leche de un jarro a otra vasija o haciendo labores de encaje. A ello hay que añadir un par de paisajes urbanos y algún retrato de carácter como el famoso de La Muchacha de la Perla, que inspiró a la escritora Tracy Chevalier una novela sobre las supuestas relaciones del artista con una joven criada que entró a servir a su casa y se convirtió en su musa. Pero Vermeer empezó su carrera con obras de muy distinto carácter, que son las que han viajado ahora a la capital escocesa tras haber estado expuestas en el museo de Mauritshuis, de La Haya. Son obras muy distintas tanto por la temática -bíblica y mitológica en dos casos- como por sus proporciones: la mayor, la titulada "Cristo en casa de Marta y María" mide 160 por 142 centímetros y dobla en tamaño a otras posteriores.

El joven Vermeer se inspiró en maestros holandeses, flamencos e italianos mientras buscaba el estilo individual por el que hoy se le conoce y que ha fascinado a distintas generaciones. Pese a cierta torpeza en la resolución de algunas de las figuras, se vislumbra ya en ellas un gran interés por la composición, un profundo sentido de la luz y una serenidad que anticipa sus obras de madurez. La más temprana (1653-54) es de tema mitológico - "Diana en sus Ninfas" (97,8 por 104,6 centímetros)-, y en ella se aprecia claramente que el artista no había recibido formación en el dibujo anatómico, y se comprende que los desnudos nunca le interesasen como disciplina. "Cristo en casa de Marta y María" se distingue por el equilibrio de la composición; las tres figuras están interrelacionadas por gestos y miradas, y, pese a su carácter religioso, hay en ella mucho de ese ambiente cotidiano que se respira en sus cuadros más famosos. Se sabe que Vermeer, de origen protestante, se convirtió al catolicismo poco antes de su matrimonio en 1613 y el cuadro pudo ser algún encargo de una iglesia, o tal vez lo pintase para la devoción privada de su suegra, que era católica como su joven esposa. El último de esos tres cuadros es el titulado "La Celestina", una escena de burdel datada en 1656, que constituye un hito fundamental en su carrera, ya que marca su transición a la llamada "pintura de género", además de reflejar en el hábil juego de luces y sombras la influencia de los llamados "caravaggistas" de Utrecht, como Dirck van Baburen o Hendrick ter Brugghen.

Sus obras siguientes, como "Muchacha dormida" (1656/57), con un solo personaje, reducen la anécdota al mínimo, y, como en el caso de "Muchacha leyendo una carta" (1657), contiene ya muchos de los elementos con los que asociamos hoy al gran artista holandés.

EFE/Joaquín Rábago, Londres: El Vermeer menos conocido, en la Galería Nacional de Escocia,
La Vanguardia, 7 de diciembre de 2010

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.