viernes, 9 de abril de 2010

Los artistas gráficos de EE.UU. se querellan contra Google


Fotógrafos e ilustradores de Estados Unidos formalizaron ayer una querella colectiva contra Google bajo el argumento de que el proyecto acometido por el gigante de Internet para crear una masiva biblioteca digitalizada representa una violación de sus derechos de autor. Entre los querellantes se encuentran la Sociedad Americana de Fotógrafos de Medios de Comunicación, el Gremio de Artistas Gráficos, el Consejo de Archivos de Fotografías de América, la Asociación de Fotografía de la Naturaleza de América del Norte y el grupo Fotógrafos Profesionales de América.

La querella ha sido entablada en la Corte del Distrito federal de Nueva York. Según ha enfatizado James McGuire, uno de los letrados a cargo de este nuevo reto judicial contra el controvertido proyecto digital de Google, la clave de este caso no es otra que la "imparcialidad y compensación". Según el abogado, desde el momento en que Google se dedica a escanear libros y publicaciones con imágenes visuales "está apropiándose de los derechos de los autores de esas imágenes". El tribunal elegido para entablar esta acción judicial es el mismo que lleva considerando desde 2005 otra queja colectiva por parte de editores y autores contra la biblioteca digital de Google. Ese grupo de querellantes llegaron a un acuerdo tentativo con Google en octubre del 2008, que ahora debe recibir el visto bueno del magistrado Denny Chin. De materializarse esa solución, Google pagará 125 millones de dólares al Gremio de Autores y la Asociación Americana de Autores. Además de compartir una mayoría de los ingresos por ventas de libros y publicidad. El pasado noviembre, el juez Chin negó la petición formulada por los grupos de fotógrafos e ilustradores de Estados Unidos para sumarse a ese acuerdo. Pero esa solución tentativa ha sido criticada por los letrados del Departamento de Justicia, ha sido rechazada por más de 6.500 autores y cuenta también con la oposición de Amazon y Microsoft. El propio magistrado sugirió a los artistas gráficos la opción de presentar su propia querella. Para ello han contratado los servicios de la firma de abogados Mishcon de Reya LLP.

Dentro del llamado "Library Project" para crear una biblioteca digital sin fronteras, Google lleva tiempo digitalizando libros y perfilando su propia oferta comercial de libros electrónicos. Pero la ambiciosa iniciativa, que aspira a reunir 18 millones de títulos, se ha visto plagada por toda clase de cuestiones de propiedad intelectual, reproches anti-trust y temas de privacidad. Algunas de esas batallas legales también se están librando en Europa. El pasado diciembre, un tribunal francés condenó a Google al pago de 300.000 euros en concepto de compensación a tres editores cuyos fondos habían sido escaneados sin autorización. La sentencia también exigió al gigante de Internet no seguir digitalizando libros sin obtener antes el debido permiso. Google recurrió esa sentencia pero se enfrenta a una segunda querella por parte de otros editores franceses.

Pedro Rodríguez, Washington: Los artistas gráficos de EE.UU. se querellan contra Google, ABC, 8 de abril de 2010

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.