martes, 27 de abril de 2010

Myriam Seco eleva las expectativas de las excavaciones del templo de Tutmosis III en Luxor

La arqueóloga Myriam Seco durante sus trabajos de excavaciones en Luxor. / Myriam Seco (EFE)La sevillana Myriam Seco es la única arqueóloga española que dirige una excavación en Luxor, donde está al frente de las del templo del faraón Tutmosis III, en las que el próximo otoño se harán prospecciones para dar con su embarcadero, que sería el primero localizado en la zona. En este templo "hay muchas expectativas y mucho material por descubrir", ha asegurado. Seco excava en Luxor (Egipto) desde 2008 en el que fuera el templo funerario del faraón, que, según ha explicado en una entrevista, "estaba abandonado desde los años 30. El último arqueólogo estuvo allí en 1938".

En la primera campaña de 2008, el equipo que dirige Seco encontró un antiguo almacén que había quedado olvidado y del que extrajeron piezas que habían sido enterradas en la excavaciones de 1906 y de los años 30. "Encontramos casi 2.000 fragmentos con relieves y decoración de las paredes de las capillas del templo, algunos de ellos con la policromía original", apunta. En la segunda campaña, en 2009, la intervención arqueológica se centró en la entrada del templo, donde hay casas que eran factorías de alabastro, una área en la que "se encontraron las esquinas de los pilonos y de las fachadas y parte del suelo original, así como una serie de tumbas anteriores a la construcción del templo". El año pasado excavaron una de las cámaras funerarias, en la que hallaron restos de cuatro sarcófagos, del Imperio Medio.

En otoño de 2010, anuncia Seco, su equipo de arqueólogos estudiará la zona de entrada al templo y, "lo más importante", la zona situada frente a ella, donde "todos estos templos funerarios tenían unos embarcaderos". Para localizar esta zona del templo de Tutmosis III, Seco ordenará una serie de "sondeos y estudios con georradar para ver qué restos se conservan del embarcadero y eso dará una información muy valiosa, porque en pocos templos se ha podido excavar esta zona de embarcadero". Dado que la carretera pasa por encima del patio del templo, la arqueóloga sevillana ha programado asimismo hacer un estudio de georradar para ver qué hay debajo del asfalto.

Vista de los trabajos que realiza la arqueóloga sevillana Myriam  Seco en Luxor. / Myriam Seco (EFE)Considerado el "Napoleón egipcio", Tutmosis III es, recuerda Seco, uno de los faraones más importantes del Imperio Nuevo y, en su reinado, Egipto alcanzó un esplendor político y de expansión y las fronteras llegaron a su auge tanto por el norte como por el sur, después de diecisiete campañas militares. Desde 2006, Seco trabaja también en una excavación en el mar, a 4,5 kilómetros de la costa de Tiro (Líbano), donde se hundió un pecio con un cargamento de estatuas fenicias de terracota del siglo V a.C. "En las tres campañas arqueológicas realizadas desde entonces en Tiro hemos sacado del mar casi unas 300 estatuas", informa Seco, entre ellas diosas de la fertilidad, de sacerdotes y otras que son guerreros. Las estatuas, producidas en la misma Tiro, quedaron esparcidas a 34 metros de profundidad por el fondo del mar, en una zona de muchas corrientes. Hasta ahora, asegura la arqueóloga española, "nunca se ha hecho un estudio de la tipología estatuaria".

Vista del fondo submarino de Luxor, donde la arqueóloga sevillana  Myriam Seco está al frente de las excavaciones en el templo del faraón  Tutmosis III. / Myriam Seco (EFE)
Seco subraya que tanto en un proyecto como en otro se han volcado las autoridades académicas locales (los Servicios de Antigüedades de Egipto y Líbano), la embajada española en El Cairo, la Academia de Bellas Artes de Sevilla, el Ministerio de Cultura y la Junta de Andalucía. En el caso de Luxor, las campañas habían sido financiadas hasta ahora por Fecsa y a partir de 2010 se sumará la Fundación Emilio Botín, "lo que permitirá hacer campañas más largas, de tres meses", y, en Tiro, las tres primeras actuaciones fueron financiadas por Cajasol.

José Oliva (EFE): Myriam Seco eleva las expectativas de las excavaciones del templo de Tutmosis III en Luxor, El Día de Córdoba. 26 de abril de 2010

1 comentario:

Velero dijo...

Como historiador, encuentro aquí una ocasión opara reivindicar que la arqueología, como técnica de la ciencia que es la Historia, tiene como objeto el estudio de los restos de la cultura material para obtener información histórica, sin importar la consideración "de anticuario" de los mismos restos. Esto último suele arraigar con facilidad y subsiste hasta la actualidad en cuanto a culturas con una envergadura de restos materiales colosal (léase el tema de Egipto, entre otros); la valoración que se realiza de estos vestigios en cuanto al plano "artístico", de anticuario, nubla la finalidad práctica en algunas ocasiones: el conocimiento histórico y la comprensión del pasado.

En cuanto a la Sra. en cuestión ... he de decir que, como historiador que emplea la técnica de la arqueografía o arqueología, es decir, arqueólogo, la utilización del triángulo en la imagen está un poco fuera de lugar, pues conforma una manera muy agresiva de recuperar todos los restos para su posterior estudio. A no ser que busque sólo las "obras de arte", claro.

Un saludo.

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.