La tecnología recupera el brillo de los frescos de Giotto en Asís

Los frescos que Giotto pintó en la basílica de San Francisco de Asís, de colores vigorosos y trazo innovador, quedaron reducidos a miles de fragmentos tras el terremoto de 1997. La restauración completa será larga, pero mientras tanto se puede apreciar el esplendor original de los frescos de la bóveda superior gracias a las nuevas tecnologías. Mediante imágenes en tres dimensiones y alta definición, la muestra Giotto como era compara su estado actual con el que lucían cuando fueron pintados en el siglo XIII. Resurgen así los intensos azules de los fondos, los dorados de las vestimentas y los pigmentos excepcionales.

Comparativa del fresco 'Homenaje del hombre sencillo', de Giotto di Bondone, antes (arriba) y después de su restauración, en la basílica de San Francisco de Asís. EFE

La exposición, que abre del 11 de abril al 5 de septiembre, recorrerá el tramo entre la basílica y el anexo Palacio de Monte Frumentario para mostrar los detalles que hacen única la pintura de Giotto di Bondone (1267-1337). El intinerario comienza con una visita en grupos muy reducidos entre los andamios de los trabajos de restauración y después pasa a la basílica superior. Allí ya se pueden admirar los frescos que cuentan la vida de San Francisco a lo largo de toda la nave. Tras más de diez años de restauración, se ha recuperado gran parte de los frescos originales, pero muchos detalles se han perdido para siempre.

A pocos pasos se encuentra el Palacio del Monte Frumentario, donde se ofrecerá la posibilidad de comparar el ayer y hoy de las 28 escenas que componen la historia de San Francisco. Para ello se han instalado monitores que mostrarán en tres dimensiones y en alta definición las imágenes de cómo se encuentran los frescos y cómo eran cuando las pintó Giotto, rescatando los intensos colores originales. Las imágenes se han realizado utilizando técnicas de elaboración fotográfica y gracias a un arduo trabajo de investigación. Además, se incluirá un reproducción a escala real del fresco dedicado al episodio de la confirmación de la "forma de vida" (Regla) de San Francisco por parte del papa Inocencio III, elegida como imagen de la exposición ya que se cumple el octavo centenario de la orden franciscana.

Detalle de un fresco atribuido a Giotto en la basílica de San Francisco de Asís

La tecnología recupera el brillo de los frescos de Giotto en Asís, EL PAÍS, 2 de abril de 2010

Comentarios