El mejor Pedro de Campaña en la Catedral de Sevilla

Restauración de la capilla del Mariscal de la Catedral. Vídeo: Javier Díaz.

No es un retablo más de los 63 que hay en la Catedral. Muchos especialistas la califican, de hecho, como la obra más interesante que realizó a lo largo de su extensa vida Pedro de Campaña, nombre castellanizado del pintor flamenco Peter Kempeneer (1503-1580). Una de las obras capitales del Renacimiento en Andalucía, el retablo de la Purificación de la Virgen, situado en la capilla que dotó para su enterramiento el Mariscal de la Isla La Española Diego Caballero, ha recuperado su esplendor original gracias a la restauración integral que el Cabildo catedralicio está acometiendo sobre esta joya monumental.

Aunque faltan por colocar todavía la tabla de la Crucifixión y la célebre tabla central de la Purificación de la Virgen, que da nombre al conjunto, la restauración se encuentra muy avanzada, por lo que en febrero de 2010, después de 18 meses de trabajos, se dará por concluida la misma. Con un presupuesto total de 305.055 euros, los trabajos han abarcado el tratamiento integral del retablo (8,83 metros de alto por 5,70 metros de ancho) y su arquitectura portante, la restauración de seis de las diez pinturas sobre tabla que conforman el conjunto (las otras cuatro habían sido intervenidas recientemente), los restos de pintura mural conservada en la capilla, el frente de la sacristía y su barandilla y la mesa de altar con su frontal, además de una actuación de conservación preventiva en la bóveda.

A decir de la responsable de Bienes Muebles del Cabildo Catedral, Teresa Laguna, la restauración integral del retablo de la Purificación de la Virgen, que ha llevado a cabo la empresa Ágora SL, aporta nuevas perspectivas sobre la obra de Pedro de Campaña. De hecho, la retirada de los antiguos repintes dispuestos en la primera intervención documentada (1880-1884), ha permitido sacar a la luz la verdadera policromía del retablo con su lenguaje cromático renacentista, realizado con colores complementarios y cálidos. "Éste es otro Campaña. Ahora es un retablo mucho más cálido, mucho más renacentista y su percepción cambia aspectos importantes de la historia del arte", subrayó Laguna. Tan importante como la limpieza de los barnices oxidados y repintes en las tablas pictóricas ha sido la laboriosa tarea de desmontaje y nueva disposición de las piezas del retablo, realizadas pieza a pieza, así como la desinsectación y desinfección de toda la estructura portante. Todo ello ha puesto de manifiesto la excelente calidad material del retablo, "roble de primera calidad".

José Gómez Palas, El mejor Pedro de Campaña, El Correo de Andalucía, 10 de noviembre de 2009

Comentarios