sábado, 16 de octubre de 2010

Antonio López se aleja de lo cotidiano con 'La mujer de Coslada'

Antonio López, ante 'La mujer de Coslada'. EFE El artista hiperrealista español Antonio López presentó hoy La Mujer de Coslada, su escultura más alta hasta la fecha (5 metros y medio) y que ha costado 450.000 euros, dijo hoy en la inauguración de la obra, instalada en Coslada (Madrid).La Mujer de Coslada, que representa el torso de una joven desnuda que mira al cielo y está hecha con bronce, fue realizada en "un año", muy poco tiempo para alguien que trabaja ajeno al discurrir del reloj, admitió uno de los artistas más cotizados en el mercado internacional. Coslada no sólo ha logrado ser la tercera ciudad en el mundo con una escultura de Antonio López sino que el Ayuntamiento no se ha gastado nada de su presupuesto en La Mujer de Coslada, que le ha costado 450.000 euros al Gobierno central.

Un precio que llama la atención frente a otras obras de López, cuyo óleo Madrid desde las Torres Blancas fue la obra española más cara de la TEFAF 2010, considerada la feria de arte antiguo y antigüedades más influyente del mundo, celebrada el pasado marzo pasado en Maastricht (Holanda). Desde hoy, los conductores que circulen por una rotonda de la denominada popularmente Rambla de Coslada podrán observar la escultura, que no pasa desapercibida por su calidad y su talla: "Unos cinco metros y medio de alto y unos cuatro metros de ancho", señaló el pintor. La gran altura de La Mujer de Coslada —que "si estuviera completa la figura humana mediría 14 metros"— le producía temor por si resultaba "agresiva", ya que se encuentra emplazada sobre "un peralte de un metro de alto" y con la cara en sentido a la salida del Sol, afirmó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 1985. Pero Antonio López tuvo también otra duda: "la desnudez" del torso de la bella y joven modelo que copió de "una alumna de la Facultad de Bellas Artes", institución que frecuenta el pintor, afirmó. La fisonomía de la actual escultora "coincidió" e incluso "era mejor" con respecto a la idea que él ya tenía en mente para llevar a cabo esa obra.

Aunque el pistoletazo de salida fue una idea, fue innegable la contribución de Julián Cascón y Francisco Geijo, pintores y amigos de Antonio López y residentes en Coslada, que comentaron a las autoridades locales la posibilidad de instalar una escultura al aire libre del Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2006. En la carrera del artista, La Mujer de Coslada "tiene un significado distinto" e incluso es leve punto de inflexión en su carrera por varias cuestiones: la modelo es ajena a su entorno personal y el tema no pertenece a su cotidianeidad. Aunque "no es una escultura religiosa puede tener una cierta relación", porque cuando se le ocurrió la idea inicial era "la figura de Eva", algo inaudito en este artista. Pero "el mundo es un asombro a pesar de todo", señaló. Las autoridades locales destacaron en el acto de presentación que la escultura supone "un símbolo a la mujer de Coslada" y de "la igualdad entre el hombre y la mujer".

Belén Palanco (EFE), Madrid: El artista Antonio López se aleja de lo cotidiano con 'La mujer de Coslada',
Público, 14 de octubre de 2010

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.