Leonardo, Visita de Estado a España

La dama del armiño«La dama del armiño», considerado el primer retrato moderno y uno de los más bellos de la Historia, se exhibirá en el Palacio Real desde el 1 de junio

Su presencia en los museos despierta las mismas pasiones que las grandes estrellas de Hollywood estos días en Cannes. Da Vinci será recibido en Madrid con honores de visita de Estado: por Sus Majestades los Reyes y en el Palacio Real de Madrid, que desplegará su alfombra roja el 1 de junio para recibir a uno de los más grandes de la Historia del Arte. Visita la capital una de sus obras maestras, que fue propiedad de un príncipe polaco y considerada por muchos como el retrato más bello jamás pintado. Hablamos de «La dama del armiño», o lo que es lo mismo, el retrato de Cecilia Gallerani, un óleo sobre madera de nogal pintado hacia 1489-1490, que atesora la Colección Czartoryski de Cracovia. Será la estrella de la exposición «La Edad de Oro de Polonia. Tesoros de las colecciones polacas siglo XV-siglo XVIII», que podrá admirarse en las Salas Génova del Palacio Real de Madrid hasta el 4 de septiembre.

«La dama del armiño» es uno de los cuatro retratos de damas que se conservan de Leonardo, junto con «La Gioconda», «Ginevra de'Benci» y «La Belle Ferronière». El resto de las mujeres que pinta Da Vinci aparecen en dibujos o en cuadros religiosos. Tan solo hizo un retrato masculino, «Retrato de un músico» (Pinacoteca Ambrosiana de Milán). En los próximos días, la dama leonardesca más viajera —se ha expuesto en Varsovia (1952), Moscú (1972), Washington (1991-92), Malmö (1993-94), Roma y Milán (1998) y Florencia (1999)— llegará a Madrid. En agosto irá a la Gemäldegalerie de Berlín y a partir de noviembre a la National Gallery de Londres.

El bellísimo óleo sobre tabla procede muy probablemente del mismo tronco que el soporte sobre el que Leonardo pintó «La Belle Ferronière» del Louvre. Cuenta Frank Zöllner, en la gran monografía publicada por Taschen, que las huellas dactilares del maestro aparecen en el rostro de Cecilia y en la cabeza del armiño que porta en sus brazos. Se cree que el fondo no fue originalmente oscuro, sino gris azulado, y que a la derecha del fondo había una ventana abierta que ha desaparecido. En su parte superior izquierda figura la inscripción «La bele Feroniere/Leonard d'AWinci», que casi con seguridad se incluyó en el siglo XIX.

Cecilia Gallerani conservó el retrato hasta su muerte. Reapareció en 1612 en Praga, en la colección de Rodolfo II. Ya a finales del siglo XVIII lo adquirió en Italia el Príncipe Adam Jerzy Czartoryski; entre 1830 y 1876 se lo llevó a París. Más tarde viajó a Cracovia. Escondido en los subterráneos de un castillo, fue hallado en 1939 y requisado como botín de guerra por soldados nazis que invadieron Polonia. El cuadro se envió al Museo del Kaiser Friedrich en Berlín. Fue devuelto en 1946 a Cracovia. Hoy ningún experto duda de su autenticidad.

Amante de Ludovico Sforza

Sobre la joven que aparece en el retrato, se trata de Cecilia Gallerani, nacida en 1473. Esta bella joven, que escribía poesía e interpretaba música, se convirtió en la amante de Ludovico Sforza, o Ludovico el Moro —Duque de Milán y mecenas de artistas como Leonardo—, con quien tuvo un hijo, Cesare. En 1492 se casa con el conde Ludovico Carminati, mientras que Ludovico el Moro hace lo propio con Beatrice d'Este. Cecilia muere en 1536.

Hay mucha literatura en torno a la simbología del armiño que tiene en sus brazos en el retrato. Para unos encarna la pureza y virtud de la joven. Para otros, alude al propio Ludovico Sforza, que habría encargado el cuadro, y que fue nombrado miembro de la Orden del Armiño (tenía a este animal en su emblema). Entre las innovaciones estilísticas del excepcional retrato destaca que está pintado en tres cuartos de perfil, algo que más tarde imitarían todos los grandes maestros. Está considerado como el primer retrato moderno. Cecilia dirige misteriosamente su mirada a algún lugar fuera del cuadro. Da Vinci se empleó con esmero y todo lujo de detalles especialmente en la mano de Cecilia (las arrugas de los nudillos, las uñas...)

El espléndido retrato de Leonardo forma parte de las 190 obras (pintura, escultura, mobiliario, tapices, artes decorativas y suntuarias, monedas y medallas, libros y documentos), de artistas como Lucas Cranach o Rembrandt, que componen «La Edad de Oro de Polonia. Tesoros de las colecciones polacas siglo XV-siglo XVIII». La muestra ha sido organizada por Patrimonio Nacional, en colaboración con la Fundación Banco Santander y Acción Cultural Española. Como contrapartida, se han cedido fondos de Patrimonio Nacional a Polonia.

Natividad Pulido, Madrid: Leonardo Visita de Estado a España, ABC, 14 de mayo de 2011

Comentarios