El misterio de la Gioconda desnuda

Los expertos del Louvre examinan desde el pasado mes de agosto un retrato de una mujer al carboncillo, conocido como la ‘Gioconda desnuda’, para intentar concluir si la mano de Leonardo de Vinci está detrás de este dibujo conservado en el Museo Condé de Chantilly. Según informa el diario francés ‘Le Figaro’, las conclusiones aún se harán esperar, pero los primeros indicios señalan que el dibujo fue tomado del natural y podría ser el boceto de todos los cuadros que reproducen la misma imagen, que han sido atribuidos bien al propio Leonardo, bien a algunos de sus discípulos. Y, también, que pueden haber trazos de Leonardo pero al menos el rostro fue dibujado por otra mano, la de un pintor diestro (mientras que el maestro de Vinci era zurdo).
El dibujo del museo de Chantilly, la Gioconda desnuda del Hermitage y el original del Louvre.
El dibujo del museo de Chantilly, la Gioconda desnuda del Hermitage y el original del Louvre.
“Estamos ante una composición que fue ejecutada en paralelo a la Gioconda, en la etapa final de la vida de Leonardo da Vinci”, ha indicado a France Presse Mathieu Deldicque, conservador en el Museo Condé de Chantilly, donde se conserva el dibujo desde que fue adquirido en 1862 por el duque de Aumale, habiendo sido atribuido primero al propio Leonardo y posteriormente a su taller.”Este dibujo es en parte del propio maestro”, ha aventurado en declaraciones a ‘Le Figaro’.

Da Vinci vivió entre 1452 y 1519, y la datación del dibujo por parte del Centro de Investigación de no estamos ante una pálida copia” sino ante un dibujo del natural (¿de la misma persona que sirvió de modelo de la Mona Lisa, por tanto?), con sus arrepentimientos y un modelado fino “de una extraña belleza”. Algunas perforaciones sobre el papel indican que podía haber sido utilizado como guía para trasladar el dibujo sobre tela: de hecho, el motivo del dibujo encaja con numerosas variaciones del tema de la ‘Gioconda Desnuda’, como la que se conserva en el Ermitage de San Petersburgo y que ha sido atribuida a diversos discípulos de Leonardo a modo de sátira o variante erótica de la obra del maestro. "Todo esta abierto. Se trata de una creación eminentemente leonardesca pero no es seguro que Leonardo da Vinci aportase su propio trazo. No está claro que este misterio se resuelva totalmente, aunque lo esperamos”, ha declarado Deldicque. Tras la capa de gouache que oculta el fondo del dibujo se podría ocultar un paisaje que ayudase a precisar la relación entre esta imagen y la obra del Louvre, o incluso indicar si más que una parodia o una variante erótica podría ser incluso una obra anterior que habría sido utilizada como versión previa de la más casta Mona Lisa.
San Juan Bautista de Leonardo, Museo del Louvre, París
San Juan Bautista de Leonardo, Museo del Louvre, París
Restauración de los Museos de Francia (C2REMF), instalado en los sótanos del Louvre, ofrece un marco temporal plenamente compatible con estas fechas (entre 1485 y 1538). Los exámenes, según el conservador del C2RMF Bruno Mottin, demuestran que “

Hay diversas versiones pintadas en óleo de este dibujo: en el Hermitage y el Louvre (atribuidas a Gian Giacomo Caprotti da Oreno, ppo Salai, candidato también a haber sido autor de la copia de la Mona Lisa contemporánea al original que se expone en El Prado), en la colección del cardenal Fesch, en la colección del conde de Spencer, en la Accademia Carrara de Bérgamo (más tardía, y atribuida a Procaccini) y en la Galería Nacional de Praga y en el castillo Rheydt de Alemania (ambas de Joos van Cleve). De hecho, Salai podría ser no solo candidato a autor del dibujo, sino quizás un posible modelo: las facciones de la Gioconda desnuda y su apariencia andrógina recuerdan al San Juan Bautista de Leonardo del que se ha dicho, en una lectura homoerótica de la pieza, que podría haber tenido al discípulo como modelo.

El misterio de la Gioconda desnuda, El Periódico de Cataluña, 29 de septiembre de 2017

Comentarios