miércoles, 2 de junio de 2010

Fallece en Nueva York la escultora Louis Bourgeois

Louise Bourgeois, con una de sus obras, en Nueva York, en 1990. EFE / RAIMON RAMIS Estados Unidos celebraba ayer Memorial Day, la jornada señalada en cada calendario para recordar y homenajear a los muertos en sus guerras. En un día tan señalado, a primeras horas de la tarde, empezó a propagarse la noticia de la muerte de una mujer que convirtió en arte sus propias batallas con la memoria; una artista que bombardeó tabús, desafió convenciones y conquistó terrenos muchas veces vetados para las mujeres; una prolífica creadora que tejió una telaraña invisible capaz de capturar al observador y sumergirlo en una profunda red de reflexiones sobre la sexualidad, la rabia, la venganza, los celos... En el hospital neoyorquino, Beth Israel, dos días después de sufrir un ataque cardíaco, fallecía Louise Bourgeois. Tenía 98 años.

Como todos los obituarios, el suyo debe incluir el obligado repaso a los primeros datos de su biografía. Pero, su caso, esa memoria no se reduce a que nació en París el 25 de diciembre de 1911 o que desde muy pequeña Bourgeois ayudó a sus padres en el negocio de restauración de tapices que regentaban e inició sus estudios artísticos en la capital francesa con artistas de la talla del pintor Fernand Léger. Para ella, la vida artística fue un retorno constante a la infancia, una exploración a través de pinturas, instalaciones y, sobre todo, esculturas; de la huella y los traumas que dejaron un padre adúltero, una amante que le llevó a explorar sus sentimientos hacia el asesinato y una madre demasiado connivente. «Mi infancia –dijo en una ocasión– nunca ha perdido su magia, nunca ha perdido su misterio y nunca ha perdido su drama» -precisamente una de sus obras, que representa una escena de canibalismo, se llamó "La destrucción del padre" (1974)-. La vuelta constante a esa infancia, la indagación arriesgada y lejos de convenciones de aspectos a menudo olvidados por muchos de sus contemporáneos, hicieron una artista única de Bourgeois, que había emigrado a EEUU en 1938 tras casarse con el historiador de arte estadounidense Robert Goldwater, con el que tuvo tres hijos.

Si bien ya destacó en esos inicios, Bourgeois fue ignorada durante décadas. Desde la Gran Manzana permaneció a la vanguardia de las artes visuales durante siete décadas, configurando una singular visión creativa en la que se aprecian toques del surrealismo, expresionismo, postminimalismo y el arte abstracto. Y tuvo que esperar a tener 70 años para que el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) le dedicara en 1982 una retrospectiva que cambió todo. Bourgeois fue desde entonces respetada y reverenciada como una de las grandes damas del arte, una de las que más ha influido a siguientes generaciones. Fue, según el crítico de arte de Time Robert Hughes, «la madre del arte de identidad feminista americano».

La artista francesa era muy conocida por sus trabajos abstractos, con connotaciones oníricas, y surrealistas, en especial sus esculturas y dibujos, algunas de ellas de renombre como la gigantesca araña en bronce, de más de nueve metros de altura, titulada "Maman". Ejerció toda su carrera, con gran influencia sobre artistas jóvenes de Estados Unidos. Sus esculturas, realizadas en acero, bronce, cristal, madera o piedra, eran en ocasiones de contenido sexual explícito, y entre ellas está la provocativa "Fillette" (1968), con forma fálica. Realizó pinturas, trabajos en papel, madera y cristal, así como murales hechos con objetos recogidos de la calle y esculturas de distintos materiales, como mármol, metal, plástico y látex.

Una de las arañas de Bourgeois, expuesta en Londres, en el 2007. AP / NATHAN STRANGE Como expresión de las emociones surgidas de sus vivencias personales, en su producción artística Bourgeois destacó las figuras humanas deformadas y los conceptos abstractos, que en sus comienzos profesionales se plasmaron en cuadros para derivar con los años en esculturas en las que explotaba las posibilidades de materiales maleables como el látex, la resina y la escayola. En los años noventa creó sus famosas "Celdas", que eran obras en forma de pequeñas habitaciones cercadas en las que colocaba tanto sus objetos como los recogidos de la calle.

En 2008 el museo Guggenheim de Nueva York le dedicó una exposición retrospectiva sobre su extensa carrera artística, que recorría todos los aspectos creativos de la nonagenaria artista francesa. Bourgeois estuvo trabajando hasta el final de sus días y su último trabajo lo acabó la semana pasada. Se sumará a la magna obra que deja tras de si, un conjunto donde utilizó los más variados métodos, expresiones y materiales, un legado en el que destacan sus esculturas antropomórficas, su serie de arañas o trabajos de fuertes componentes de género y sexo como Filette o Nature Study. Era, y le gustaba serlo, una provocadora y en una entrevista en 1984 lo confesaba: «Realmente quiero preocupar a la gente, molestarle». Lo consiguió, e hizo de esa incomodidad provocada arte.

Fuentes:

- Agencias, Nueva York: Fallece en Nueva York la escultora Louis Bourgeois, ABC, 31 de mayo de 2010
- Idoya Noain, Nueva York: Fallece Louise Bourgeois, figura clave de la escultura del siglo XX, El Períodico, 1 de junio de 2010

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.