viernes, 19 de septiembre de 2008

Alphonse Mucha, seducción, modernidad y utopía



¿Quién no ha visto una obra de Alphonse Mucha? Sus pinturas y dibujos han sido reproducidos en millares de carteles, en cajas de galletas y papel de liar cigarrillos, en postales y sellos, en monedas y jabones. En España, fue durante años la imagen del chocolate Amatller. Y sin embargo, pocos asocian su nombre a sus imágenes, que se han convertido en un símbolo de la estética art nouveau. Tras gozar de un éxito extraordinario y convertirse en el padre del diseño gráfico moderno y uno de los más reconocidos precursores de la publicidad y las actuales técnicas de merchandising, Mucha sigue siendo un gran desconocido. Una laguna que la Fundación La Caixa intenta subsanar con la exposición Alphonse Mucha (1860-1939), seducción, modernidad y utopía, que llega a Caixafòrum de Barcelona tras haber sido visitada por 350.000 personas en el centro homónimo de Madrid.

El artista Alphonse Mucha (Foto: Johansen Krause)

Dibujos, litografías, carteles, joyas, pinturas, cerámicas e incluso cajas de galletas atestiguan la prolífica labor de este artista. Nacido en 1860 en Ivancice (Checoslovaquia), Mucha fue un polifacético autor, muy conocido en su tiempo, pionero en la aplicación del arte a la publicidad, con imitadores en todo el mundo, creador de obras que aspiraban a la belleza, masón, que fue detenido por la Gestapo, por su activismo nacionalista checo y por su condición de 'Gran Maestro de la Logia' de Checoslovaquia.

La exposición se instala ahora en la capital catalana hasta el próximo día 4 de octubre de 2008, tras su exitoso paso por Madrid, donde fue visitada por más de 350.000 personas. Comisariada por Àlex Mitrani, que ha trabajado conjuntamente con la 'Mucha Foundation', con sede en Praga, viajará, posteriormente, a Palma de Mallorca, Salamanca y Tarragona. Mitrani ha resaltado este jueves en rueda de prensa la atractiva personalidad de Mucha y se ha mostrado totalmente partidario de recuperar su figura, que cayó en el olvido a mitad del siglo XX y no empezó a ser recuperada hasta la década de los 80 y los 90. El comisario de la muestra, que estaba acompañado por John Mucha, nieto del pintor, la ha dividido en cuatro núcleos temáticos distintos (Teatro, Belleza, Misterio y Modernidad) y en cuatro capítulos más breves que ayudan a situar la contribución del diseñador al arte del siglo XX y que tienen que ver con las metrópolis, la fotografía, la épica eslava y la difusión del modernismo. Para Àlex Mitrani, la obra de Mucha es "extremadamente agradable, atrayente y seductora, lo que podía ser un defecto para las vanguardias, pero hoy está claro que era un artista auténticamente moderno, a pesar de que sus formas no sean las de las vanguardias". Por su parte, su nieto John ha querido destacar que el objetivo de su arte "nunca fue el de destruir, sino el de establecer puentes entre culturas", y ha agregado que, "en estos tiempos turbulentos, espero que la exposición ofrezca al público, paz, serenidad y reflexión".

Mucha era amigo de muchos artistas y en el estudio que compartía con Gauguin acogió una de las primeras proyecciones de los Lumière. El primer gran éxito de este artista fue cuando contaba con la entonces provecta edad de 34 años, gracias al cartel de la obra de teatro 'Gismonda', que interpretaba Sarah Bernhardt, la gran actriz del momento, que quedó prendada por la obra y lo contrató durante cinco años para que trabajara en nuevos carteles, pero también en decorados y en bocetos para obras escénicas. Después de vivir en Viena, se estableció en París y en 1904 emprendió la aventura americana, donde realizó numerosos retratos, regresando a Praga hacia 1910, poniendo su arte al servicio de la creación de una mitología eslava, tras haberse hecho rico y famoso en Francia, Inglaterra y Estados Unidos, y mantener relaciones profesionales con Italia y España, entre otros países. Su carácter introspectivo, su idea mesiánica del arte y su interés por los rituales esotéricos y la masonería, de la que llegó a ser gran maestro, le llevaron a centrarse en la historia y la cultura de los pueblos eslavos, que representó en la Epopeya eslava, un conjunto de murales que se presentan en vídeo. Durante la II Guerra Mundial su nacionalismo desató las iras de los ocupantes alemanes, que le mantuvieron prisionero a pesar de su fama y su avanzada edad. Le soltaron en 1939, pero nunca se recuperó de ver su hogar invadido y vencido, y murió aquel mismo año en Praga.

De los carteles, pinturas y paneles decorativos de Mucha, sobresale la figura femenina, unas mujeres elegantes, sensuales y seductoras, que suelen aparecer en comunión con la naturaleza, entre motivos vegetales, orlas, cenefas y vitrales. En una vida tan prolífica, hay obra muy diversa, que va de estos carteles que lo hicieron mundialmente famoso y que todavía hoy se reproducen, a joyas, hoy de coleccionista, que proyectó para el orfebre francés Fouquet, o sellos, papel-moneda para Checoslovaquia, carteles de películas o para vender todo tipo de productos, desde bicicletas a papel de fumar, incluso para la barcelonesa chocolate Amatller. La exposición se cierra analizando la influencia que ejerció en su época -el denominado estilo Mucha-, que en el caso de Cataluña afectó a artistas como Alexandre de Riquer, al igualadino Gaspar Camps o a Lambert Escaler, natural de Vilafranca del Penedès (Barcelona).

La escultura 'El beso perdido', de Lambert Escaler, forma parte de la exposición.

La obra compuesta de plafones, titulada 'Las piedras preciosas', es una de las muchas piezas que se incluyen en la exposición. (Foto: EFE)

Obras de Alexandre de Riquer, 'Mosaicos de Escofet-Tejera' (centro), 'Litografia e imprenta F. Madriguera' (izda.), de Gaspar Camps, y 'La edad del amor' de Alphonse Mucha. (Foto: EFE)

'La virgen de los lirios'. (Foto: EFE)

La exposición se cierra analizando la influencia que ejerció en su época el denominado estilo Mucha, que en el caso de Cataluña afectó a artistas como Alexandre de Riquer, al igualadino Gaspar Camps o a Lambert Escaler, natural de Vilafranca del Penedès (Barcelona). En la imagen, la obra 'Retrato de Jaroslava'. (Foto: EFE)

[Efe, Barcelona]: Una exposición se adentra en todas las facetas del prolífico Alphonse Mucha, El Mundo, 18 de septiembre de 2008
Roberta Bosco (Barcelona): El padre del diseño gráfico moderno, El País, 19 de septiembre de 2008
Seducción, modernidad y utopía de Mucha en CaixaForum, La Vanguardia / Vídeo, 19 de septiembre de 2008

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.