miércoles, 26 de noviembre de 2008

Una nueva visión para la Corduba romana

Aunque Séneca (Lucio, para los amigos) se fue pronto de Córdoba. Su regreso ha sido grandioso. El Salón de los Mosaicos del Alcázar de los Reyes Cristianos congregó el 24 de noviembre de 2008 a parte de lo más granado de la cultura y el turismo local en la presentación de La Córdoba de Séneca, una nueva ruta con la que el Consorcio Turismo de Córdoba quiere dar a conocer a paisanos y visitantes los hitos del legado romano de la ciudad. Córdoba está salpicada de los vestigios de una época que, aún habiendo quedado solapada por el esplendor Omeya y a pesar de no destacar arquitectónicamente, subyace con un fulgor propio poco explotado. Precisamente, para devolver el lugar que le corresponde a este periodo, el romano, el Consorcio de Turismo ha puesto en marcha esta nueva ruta, que pretende divulgar la importancia histórica de la provincia en el citado periodo, mediante un recorrido que se circunscribe a los principales hitos patrimoniales y culturales de aquellos años. "¿Otra ruta más?", decía un periodista por la tarde al conocer la iniciativa. Y ciertamente, después de Paseos por Córdoba, la Ruta de Manolete, la Ruta Fernandina, Noches de embrujo o Pasión y Duende del Caballo Andaluz. Entre una decena de ofertas de Turismo Córdoba, además de otros itinerarios turísticos dé diferentes entidades, puede parecer una idea poco original. Pero ni mucho menos es así.

Templo romano de la calle Claudio Marcelo, Córdoba

Para ello, Turismo de Córdoba habilita tres fórmulas: un recorrido individual e independiente gracias al uso del material didáctico de la ruta, un itinerario guiado y permanente para los fines de semana y una visita especializada para grupos por Córdoba y la provincia. Esta ruta, que se pondrá en marcha el día 29 de noviembre, se desarrollará todos los sábados y domingos en horario de mañana para grupos guiados de un máximo de 30 personas. La duración del recorrido será de entre una hora y media y dos horas, y su precio será de 10 euros para adultos y 5 para niños de menos de 12 años.


El recorrido arranca en el Alcázar de los Reyes Cristianos, que conserva una de las colecciones de mosaicos romanos más importantes de la ciudad, encontrados en la plaza de la Corredera. En este emplazamiento se guarda también un sarcófago del siglo III d. C. hallado en julio de 1958 en las excavaciones de un solar en la Huerta de San Rafael. A continuación, la ruta continuará con una vista panorámica del Puente Romano. Si bien es cierto que de aquella época tan sólo conserva el nombre y su emplazamiento, también cabe destacar que ninguna de las reformas a las que ha sido sometido transformó su fisionomía original. El paseo continúa por los miliarios del Patio de los Naranjos y de la calle Encarnación. Estos grandes bloques de piedra, que marcaban las distancias entre ciudades, han resultado fundamentales para la reconstrucción de toda la red viaria que desarrollaron los romanos. La visita se prolonga en el Museo Arqueológico y Etnológico, cuya planta baja está dedicada al periodo histórico que ocupa a la ruta. Entre los restos más destacables, se encuentran los del teatro situados bajo el palacio renacentista que alberga al mismo museo y cuya reproducción en una maqueta es la primera pieza visible. Además, se recorrerá la plaza Séneca, en la que se encuentra una de las pocas estatuas romanas que están a la vista del viandante, y que durante la República y el Imperio fueron uno de los ejes fundamentales de la monumentalización de Corduba. No podía dejar de lado al templo de la calle Claudio Marcelo, uno de los monumentos que mejor permite visualizar al paseante la magnificencia del pasado romano. Fue edificado para adorar al emperador convertido en divinidad y considerado como protector de la ciudad. La visita continuará accediendo a la exposición permanente sobre los ritos funerarios ubicada en el Mausoleo de los Jardines de la Victoria. Para finalizar, se está estudiando la posibilidad de visitar el yacimiento arqueológico de la reconstrucción de una cloaca romana recientemente puesto en valor en los sótanos de un bloque de nueva construcción frente al parque Juan Carlos I.


Mausoleo romano de Puerta Gallegos, Córdoba


Para aquellos que deseen realizar el recorrido de forma individual, con el uso del material didáctico y divulgativo de la ruta y a información que éste contiene, podrán escoger los hitos que deseen visitar. A los ya citados, se suman otros muchos, como la casa romana del Bailío, en la calle Ramírez de las Casas Deza. Una casa de aquel periodo que próximamente será recuperada para hacerla visitable, y que actualmente se puede vislumbrar desde uno de los patios del hotel, a través de su pavimento transparente. Existen otros lugares de interés. A unos tres kilómetros de la capital, en la carretera 432, es decir, sobre lo que en el siglo I era la vía que conectaba Corduba con Emérita Augusta, la actual Mérida, se encuentran las canteras romanas de Peñatejada. Se trata de un yacimiento que apenas ha sido estudiado por la Arqueología y que, sin embargo, ofrece una clara imagen de cómo debieron ser las explotaciones mineras en la época romana. En la provincia, municipios como Almedinilla, Montoro y Puente Genil, entre otras, conservan restos de aquellos años en los que Córdoba logró convertirse en capital de la Bética.


El catedrático de Historia Antigua de la Universidad Complutense, Julio Mangas, fue el encargado de dar el respaldo científico al nuevo producto que el Consorcio de Turismo ha organizado; Mangas hizo un recorrido por el destacado papel que tuvo Córdoba dentro del Imperio Romano o la importancia de la figura de Séneca, cuya "obra e influjo llegó hasta la Edad Media". Mangas ya daba como consolidada la ruta y propuso aprovecharla para promocionar la obra de Séneca. "Es una ruta de la felicidad", dijo de la iniciativa del Consorcio de Turismo, recordando el escrito de Séneca "De cómo ser feliz y vivir mucho tiempo". Lanzado, Mangas abogó por leer al filósofo estoico y hacer la ruta de La Córdoba de Séneca como una forma de "llegar a una felicidad, que además es barata y no se toma en pastillas", dijo ironizando sobre los tiempos actuales. Lo dicho: el paisano Lucio está de vuelta para darse un garbeo. Y llega con ganas de marcha. Está máxima está, no obstante, muy alejada del tópico de que el estoicismo propugnaba una forma de ser doliente y pesimista. A partir de ese momento, todos los intervinientes hicieron suyo este lema. Del mismo modo, Julio Mangas comentó que una iniciativa de este tipo "es el resultado de una madurez cultural", cuando se comprueba que los regadíos, la arquitectura urbana con los patios, el abastecimiento de agua o la lengua "son de origen romano y no árabe". Por tanto, el catedrático de la Complutense quiso romper lugares comunes y dar el mérito que tienen los romanos en la conformación de las bases de la sociedad occidental, pese a que algunos méritos se le han atribuido al periodo de dominación islámica. "Los árabes sólo dieron cuatro retoques y pusieron un poco de escayola", añadió.

Davinia Delgado, Córdoba: Séneca enseña la Corduba romana, ABC, 25 de noviembre de 2008
Juan M. Niza, Córdoba: De marcha con Séneca, Diario Córdoba, 25 de noviembre de 2008
J. Cabrera: Una ruta turística "para ser feliz y poder vivir mucho tiempo", El Día de Córdoba, 25 de noviembre de 2008

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.