La medicina egipcia, en el Museo del Louvre

Un papiro médico egipcio, considerado un auténtico "manual de medicina", ha sido adquirido por el Estado francés gracias al mecenazgo del grupo farmacéutico Ipsen. Actualmente sólo existe doce ejemplares de escritos médicos del Egipto faraónico (sobre medicina egipcia antigua) y este ejemplar constituye la pieza central de una exposición temporal sobre el arte médico egipcio, que el Museo del Louvre, en París, expondrá desde el día 6 de julio al 6 de agosto de 2007; luego pasará luego a formar parte de la colección de Antigüedades egipcias del museo parisino. Fue adquirido en Egipto en 1953 por un particular y, a su muerte, pasó a manos del grupo Ipsen en una subasta.

Presenta ocho hojas que constituían en su origen un rollo de una longitud estimada de siete metros, por lo que se trata del segundo más largo del mundo, tras el papiro Ebers, de 20 metros (Biblioteca de la Universidad de Leipzig, Alemania). Contiene textos 'inéditos' y posee la particularidad de estar escrito por sus dos caras, de forma continua y por dos escribas diferentes. Además, está elaborado en cursiva jeroglífica, la hierática, una escritura característica del Imperio Nuevo. En la cara, el primer escriba consignó algunas descripciones de enfermedades y sus remedios, con un texto elaborado de forma densa y con pequeña escritura, pudiéndose datar durante los reinados de Tutmosis III o de Amenofis II (1479-1401 a. C.). En el reverso, el segundo escriba registró descripciones más extensas y numerosas de enfermedades, así como sus remedios y la vertiente mágica o divina de los mismos, algo sin ejemplos previos conocidos; el trabajo de este segundo escriba, con caracteres más amplios y perfiles marcados, fue efectuado unos 150 años más tarde, hacia el principio de la época de Ramsés II (1294-1250 a.C.). Esta obra, doce siglos más antigua que las escuelas de medicina griegas, constituye un documento esencial para la historia del saber médico y de la farmacia.

Fuentes:

Comentarios