domingo, 21 de marzo de 2010

Rafael de la Hoz 'La viviendas en España son extraordinariamente conservadoras'

Jose F. Leal e Itxaso G. Navidad (Vídeo) | Majadahonda (Madrid)

El Rafael de La Hoz se ha construido un hueco entre los mejores arquitectos españoles de la actualidad. Le avalan dos obras recientemente finalizadas, las Torres de Hércules (2009), entre Algeciras y Gibraltar, las mayores de Andalucía (125 m.), y el Complejo Telefónica (Madrid, 2008), 18 hectáreas que conforman la sede de la mayor empresa española.

Para el cordobés, la Arquitectura "debe hablar por sí solos". No niega que hace falta cierta cultura para entender lo que guarda un edificio, "pero si un arquitecto tiene que dar muchas explicaciones, mala señal". En su trayectoria ha tenido ocasión de firmar numerosos edificios corporativos -Repsol, Garrigues, BMW, Ferrovial, Uría y Menéndez, la Cámara de Madrid...-, multiusos, terciarios y residenciales, especialmente en Madrid y Andalucía. Por eso, habla con fundamento cuando afirma que "los arquitectos actuales luchan contra el conservadurismo intrínseco del mercado", tanto de los clientes como de los consumidores, a los que define más como inversores que como habitantes de las viviendas que compran.

De la Hoz se muestra crítico con la "faceta especulativa que marca la construcción de viviendas", un lastre que "genera viviendas cada vez más pequeñas y estáticas, e impide la introducción de materiales menos pesados que el ancestral ladrillo". Esa tendencia tan asentada provoca que nadie se salga de la línea. "Seguimos repitiendo un arquetipo de distribución de salón, comedor, dos dormitorios, cocina alicatada, con distribuidor común con armario".

Exprimiendo las ordenanzas municipales

Lejos del fragor del centro de la capital, nos trasladamos con él a Majadahonda (al nororeste de Madrid), a un complejo de 126 viviendas donde el arquitecto juega con la normativa vigente y emplea el cinc donde debía usar pizarra y un ladrillo blanco y ligero en lugar del cerámico convencional.

Complejo residencial diseñado por el Estudio de Rafael De la Hoz  en Majadahonda. | Elmundo.es
Complejo residencial diseñado por el Estudio de Rafael De la Hoz en Majadahonda. | Elmundo.es

El recorrido por el recinto arranca en el arquitecto reflexiones sobre el empobrecimiento de la edificación residencial. "Hace un siglo -explica- hacíamos viviendas de techos muy altos porque esto permitía ventilarlos y refrigerarlos de una manera natural". Pero la economía -y la avaricia- ha ido comprimiendo ese espacio, lo que hizo que los huecos exteriores se estrechen. "Hemos terminado por hacer ventanucos, con tamaños muy reducidos, algo que en la vivienda social incluso se ha convertido en arquetípico". "Nosotros intentamos compensar ese menor volumen interior con huecos más grandes", es decir, "hacemos unas ventanas mucho mayores que compensen esa falta de espacio y de contacto con el exterior", a la vez que las protege del calor con voladizos.

"Un profesor de la Escuela siempre nos decía que teníamos que estar pendientes del peso de las viviendas. Si una vivienda pesa mucho es que es muy vieja". De hecho, piensa, "no es causal que en España se hable de la 'crisis del ladrillo', sin duda el material más arcaico y tradicional que se usa en la construcción de viviendas". En esta ocasión, la normativa local obligaba al uso de materiales muy pesados. "Hemos tratado de reducir el peso de la vivienda". Construir ligero es mucho más ecológico, ya que se consume mucha menos energía en transporte y en la construcción. De ahí el empleo de las bandejas de cinc que envuelven casi todo el edificio en lugar de pizarra, que "es una concepción casi faraónica dentro de la construcción, es decir, construir algo y luego echarle piedras para que pese mucho".

Las 'Torres de Hércules' en Los Barrios (Cádiz).

Tres generaciones

Las 'Torres de Hércules' en Los Barrios (Cádiz).

Rafael De La Hoz es hijo y nieto de arquitectos. Su padre, Rafael de la Hoz Arderius, prolífico donde los haya, fue autor del Edificio Castelar en La Castellana de Madrid y dejó su huella en la Gran Vía, con la rehabilitación del McDonalds que compone la esquina de la avenida con la calle Montera. Próximamente, De La Hoz hijo también pondrá su firma en el número 48 de la centenaria calle, en el vacío que resultante de la demolición del antiguo Banco Atlántico. Será el primer edificio completamente nuevo que se edificará en la Gran Vía en el siglo XXI. Entre sus últimos proyectos destaca el Auditorio de la Fundación Rafael del Pino, en Madrid, y las torres de Algeciras, cerca de Gibraltar, una alegoría de las Torres de Hércules cuyo remate formal se configura a modo de celosía calada de gran escala en las que se puede leer 'Non Plus Ultra' ('no existe más allá').
Auditorio Rafael del Pino (Madrid, 2008)
Auditorio Rafael del Pino (Madrid, 2008)

Alejandro Bueso Rafael De La Hoz-Castanys

Córdoba (1955). Arquitecto por la ETSA de Madrid y Máster MDI por la Universidad Politécnica de Madrid.
Estudio: Rafael De la Hoz Arqutiectos (1920)

Fundado por su padre, Rafael De La Hoz Arderius hace 90 años. La firma ha recibido la Medalla de Oro de la Arquitectura Española, el Premio Nacional de Arquitectura, el Premio COAM, entre otros galardones del ramo.

De la Hoz es autor de la Ciudad de Telefónica (2008), Las Torres de Hércules
El edificio: Monte del Pilar
(Majadahonda, Madrid, 2005-2008)

126 viviendas (32.600 m2) completadas en dos fases, recubiertas en su mayor parte con bandejas de cinc y ladrillo ligero prefabricado blanco. La volumetría del edificio se presenta singular especialmente en su entrada principal y los voladizos que rematan el edificio, un tejado a dos aguas dispuestas de manera consecutiva.

Arquitectos colaboradores: Javier Lallana, Silvia Rodríguez, Daniel González y Marcelo Ottaviano.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Independientemente de la cantidad y tamaño de las obras, hay arquitectos interesantes y arquitectos que no lo son.
A mí, Rafa de La Hoz Jr, no me lo parece. No es un "Arquitecto que interese a los arquitectos".

Un buen indicador para conocer y valorar la calidad real de los proyectos en la “cocina” de un estudio es, sin duda, la fundada opinión de los colaboradores cercanos para detectar las veleidades e incoherencias que se produzcan; la de los ingenieros de estructuras, verdaderos artífices muchas veces, y quienes se enfrentan y solucionan a todas las arbitrariedades planteadas; Los de Instalaciones, que solamente pueden hacer que algo funcione y que no se note, si es que está bien planteado desde su origen. Yo no he visto que Rafa defienda nunca los lo que deberían ser los intereses de un cliente, lo que si hace, y se jacta de ello, es usarlo como vehículo para invertir en su ego y edificar su leyenda con el dinero de aquel, que además suele serdirectamente proporcional a su falta de conocimiento, cuyo único criterio es “caballo grande ande o no ande” al confiarlo todo a una impactante imagen.
Una cosa es la gran apariencia en la festiva inauguración y posterior publicación indiscriminada en medios de la sede de una importante empresa -grandes tamaños para grandes egos-, y otra mucho más importante -la que habría que conocer y saber- es la lista de “cadáveres”, damnificados usuarios posteriores y errores de bulto que han quedado bajo la alfombra del expediente, archivados para siempre.

Anónimo dijo...

Se nota que no eres mas que una novia despechada

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.