jueves, 21 de julio de 2011

El Prado exhibe dos meses 'El descendimiento' de Caravaggio

’El Descendimiento’ (1602-1604). Michelangelo Merisi da Caravaggio. Óleo sobre lienzo.Ciudad del Vaticano, Museos Vaticanos
El Papa ya ha enviado a Madrid su tarjeta de visita previa a su estancia en la capital con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2011, que se celebra del 16 al 21 de agosto: El descendimiento de Caravaggio, una de las obras maestras del genio del barroco, que se exhibirá en el Museo del Prado desde este 21 de julio al 18 de septiembre.

Según la pinacoteca madrileña, se trata de "una especialísima aportación de Benedicto XVI", ya que la obra procede de los Museos Vaticanos. El cuadro se exhibirá dentro del programa expositivo "La obra invitada", que cuenta con el patrocinio de la Fundación Amigos del Museo del Prado, y se incluirá en el recorrido temático "La Palabra hecha imagen. Pinturas de Cristo en el Museo del Prado", junto a otras 13 obras, organizado también por la JMJ.

Pese a la controversia y las duras críticas con la que siempre eran recibidas las obras de Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610), que escandalizaban a la Iglesia por el realismo de sus figuras religiosas y por tomar a sus modelos de los bajos fondos, El Descendimiento (1602-1604) fue recibida con unánime admiración y aprobación de los críticos contemporáneos del artista.
Este monumental cuadro, de tres por dos metros y que se verá por primera vez en España, es una de las obras cumbres del maestro del tenebrismo, ejecutada probablemente por encargo de Girolamo Vittrice, para que se exhibiera en el altar mayor de la capilla de la familia en la iglesia romana de la Vallicella, o Chiesa Nuova, de la congregación de San Felipe Neri. La obra fue requisada en 1797 por las tropas de Napoleón para llevar al museo napoleónico de París y se restituyó a Roma en 1817, momento en el que entró en los Museos Vaticanos.

El modelo de La Piedad

En El Descendimiento las figuras están dispuestas en un esquema compositivo compacto, con un grupo construido en línea diagonal y en el que destacan en primer plano Nicodemo, que mira al espectador, y San Juan Evangelista, que portan el cuerpo de Cristo, que se basa en el Cristo de La Piedad de Miguel Ángel, un motivo recurrente en su obra. Detrás se sitúa la Madre de Cristo, con serena actitud, María Magdalena, que seca sus lágrimas, y Mar´´ia de Cleofás, que alza sus brazos al cielo desolada; distintas formas todas ellas de demostrar el dolor.

El que la mano de Cristo apenas roce la losa donde debía ser lavado, ungido y perfumado se entiende como una alusión al propio Cristo como piedra angular y fundamento de la Iglesia.
Se trata de un cuadro de altar de fuerte impacto monumental y dramático, acentuado por el violento claroscuro en el que Caravaggio envuelve la acción, según señala el Prado, que añade que se trata de una obra totalmente nueva tanto desde el punto de vista iconográfico como religioso.

’Cristo crucificado’ (hacia 1632). Diego Rodríguez de Silva y Velázquez. Óleo sobre lienzo.Museo Nacional del Prado, MadridLas pinturas de Cristo

Junto a la obra de Caravaggio, los visitantes podrán ver otras 13 obras del Prado, de entre los siglos XV y XVII, en el recorrido temático "La Palabra hecha imagen. Pinturas de Cristo en el Museo del Prado", de artistas como El Greco, Rubens, Velázquez, Ribera, Murillo o Tintoretto.

El recorrido, especialmente diseñado por la JMJ, propone una forma distinta de ver estas obras "profundizando sobre el contenido religioso", a la vez que se incide en las soluciones artísticas que los pintores han empleado a lo largo de los siglos para superar problemas iconográficos específicos. El objetivo es permitir al visitante reflexionar a la par sobre cuestiones religiosas y artísticas, para lo que el itinerario dará "forma visual a algunas de las descripciones metafóricas que de Cristo se dan en los evangelios, sobre todo el de san Juan (El Buen Pastor; La Luz del Mundo; Camino, verdad y vida; y también Agnus Dei, Rex maiestatis, y Salvator mundi)". Las obras incluidas en este recorrido, al que puede accederse interactivamente a través de la web del Prado, son, además de El descendimiento: La Anunciación; de Fra Angelico; El Descendimiento de la Cruz, de Roger van der Weyden; La última Cena, de Juan de Juanes; El Pantocrátor sostenido por cuatro ángeles, obra anónima del siglo XVII; Descenso de Cristo a los Infiernos, de Sebastiano del Piombo; La Adoración de los Reyes Magos, de Pedro Pablo Rubens; El Buen Pastor, de Bartolomé Esteban Murillo; La disputa con los doctores en el Templo, de Paolo Veronés; El lavatorio, de Tintoretto; Cristo crucificado, de Diego Velázquez; Agnus Dei, de Francisco de Zurbarán; La Trinidad, de José de Ribera; y La Resurrección, de El Greco.

Facilidades para los peregrinos

Para facilitar que los participantes en la JMJ pueden disfrutar de este recorrido temático, el Museo del Prado abrirá las dos plantas principales de su colección las noches de los días 16, 17 y 18 de agosto, de 20:30 a 0.00 horas de forma gratuita (se amplía el habitual horario gratuito fijado de 18.00 a 20.00). Además, los peregrinos que muestren su acreditación individual expedida por la JMJ 2011 podrán acceder gratuitamente a la colección permanente entre el 16 y el 21 de agosto durante todo el día. También se han organizado visitas guiadas al recorrido de la Pintura de Cristo durante el mes de agosto.

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.