viernes, 22 de julio de 2011

El silencio de Ai Weiwei

Portada del suplemento Cultura|s del miércoles 20 de julio de 2011 (La Vanguardia)Después de 81 días de reclusión, desde que el 3 de abril fue detenido por la policía en el aeropuerto de Pekín cuando se dirigía a Hong Kong, el artista, arquitecto, escritor y activista chino Ai Weiwei (Pekín, 1957) fue liberado bajo fianza el pasado 22 de junio. El clamor por la liberación de Ai Weiwei, que no ha dejado de manifestarse en todo el mundo, ha dado resultado. Otros disidentes, como el premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo y centenares de intelectuales, escritores, artistas y activistas, siguen en prisión. Pero, acusado de delito fiscal, Ai Weiwei no podrá abandonar Pekín y deberá guardar silencio ante los medios de comunicación al menos hasta que no se celebre el juicio.

Hijo de Ai Qing, uno de los más famosos poetas modernos chinos, que sufrió las purgas durante el maoísmo, Ai Weiwei empezó su práctica artística a finales de los años setenta como activo miembro del colectivo Stars. De 1981 a 1993 vivió en Nueva York, donde desarrolló diversos proyectos experimentales y profundizó su admiración por artistas como Duchamp y Warhol. De vuelta a Pekín, radicalizó su trabajo crítico con obras desafiantes ante los símbolos del poder y contra la falta de libertad en la sociedad china actual. Colaboró con los arquitectos Herzog & De Meuron en el diseño de la estructura exterior del Nido de pájaro, el conocido estadio olímpico de Pekín. Aunque, posteriormente, se mostró contrario a la utilización partidista de los Juegos Olímpicos de Pekín del 2008 por el poder político.

Algunos de sus proyectos le han reportado duros enfrentamientos con las autoridades chinas. Sus investigaciones sobre la muerte de más de 5.000 niños provocada por el derrumbamiento de las deficientes edificaciones en el terremoto de Sichuán le acarrearon graves consecuencias. En septiembre del 2009 tuvo que ser operado de urgencia en Munich de una hemorragia cerebral provocada por los golpes de la policía china en Chengdu (Sichuán).

Celebrado por diversas de sus intervenciones –como el proyecto Fairytale para la Documenta 12, de Kassel, en el 2007, o por su instalación Pipas de girasol, presentada en el 2010 en la sala de las turbinas de la Tate Modern de Londres–, Ai Weiwei, con más razón tras su detención, se ha convertido en el más conocido artista chino actual en todo el mundo y en uno de los disidentes más destacados. La publicación de una selección de su blog, clausurado por las autoridades chinas en el 2009, y otros textos (Ai Weiwei's Blog. Writings, Interviews and Digital Rants, 2006- 2009), permite conocer el valor ético, estético y político de su obra intelectual y artística.

En estas páginas, recuperamos dos de sus proyectos recientes. La escultura pública itinerante Circle of Animals / Zodiac Heads, en su presentación en Somerset House, este mayo en Londres. Y la intervención With Milk... find something everybody can use, en el Pabellón Mies van der Rohe de Barcelona, que Ai Weiwei realizó en diciembre del 2009. También publicamos –Documental, página 12– el homenaje a Ai de su amigo el artista chileno Alfredo Jaar. Pese al obligado silencio, Ai Weiwei es hoy un emblema de la lucha por la dignidad humana, por la libertad del arte en la era de internet.

Manuel Guerrero: El silencio de Ai Weiwei, La Vanguardia, 20 de julio de 2011

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.