martes, 19 de julio de 2011

Rubens, Van Dyck y Jordaens, lo próximo del Hermitage Ámsterdam

pintores_flamencos_en_el_hermitageDel 17 de septiembre de 2011 al 16 de marzo de 2012, el Hermitage de Ámsterdam (Países Bajos) presentará una relevante selección de la colección de arte flamenco del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia). Una exposición de 75 pinturas y cerca de 20 dibujos, entre los que se encuentran numerosas obras maestras de los tres gigantes de la escuela de Amberes: Peter Paul Rubens, Antoon van Dyck y Jacob Jordaens, así como obras de sus contemporáneos más conocidos.

Con 17 cuadros y numerosos dibujos, Peter Paul Rubens (1577-1640) acaparará gran parte de la atención en esta muestra. No es de extrañar, ya que fue el más importante, talentoso e influyente de los pintores flamencos del siglo XVII. Además, se le consideraba un noble afable, un diplomático y un coleccionista, y su estudio era una empresa floreciente. Fue un fenómeno de su tiempo, un homo universalis. Tanto sus obras religiosas como las profanas ilustran su inigualable talento. Uno de los puntos culminantes es su famoso Descendimiento de la cruz (aprox. 1618), en el que Rubens representa el sufrimiento de Cristo de forma convincente y llena de dramatismo. Esta pintura nunca ha sido prestada con anterioridad.

El mejor alumno de Rubens

Su influencia y las imitaciones de que fue objeto están también muy presentes en la exposición. Los elegantes y refinados retratos de Antoon van Dyck (1599-1641), el mejor alumno de Rubens, ocupan un lugar muy importante. En torno al año 1638 retrató al monarca inglés Carlos I y a su esposa Enriqueta María, hija del rey de Francia. Van Dyck, quien llevaba algunos años como pintor de la corte real, ya había recibido el título de sir.

El tercer gran maestro de la escuela flamenca, Jacob Jordaens (1593-1678), no fue alumno de Rubens pero sí estuvo influenciado por él. Sus majestuosas pinturas permiten al que las contempla disfrutar de la chispeante alegría de vivir flamenca. Incluso sus obras históricas estaban impregnadas del ambiente flamenco.

Por primera vez en Holanda

Pájaros cantores, piezas de caza recién capturadas y ramilletes florales decoran los bodegones de Frans Snijders, pero también estarán presentes las escenas costumbristas con imágenes cotidianas que hicieron famoso a David Teniers el Joven. Hay un conmovedor retrato de familia de Cornelis de Vos. Y también obras de otros importantes pintores flamencos se mostrarán en todo su esplendor en el Hermitage de Ámsterdam.

Esta colección visita por primera vez los Países Bajos. Muchas de las obras expuestas fueron adquiridas por Catalina la Grande en el siglo XVIII. Antes, pertenecieron a exquisitas colecciones, como las de Pierre Crozat o Heinrich von Brühl. La mayoría de las pinturas fueron hechas por encargo de iglesias y por mecenas seculares de Amberes y de otras ciudades europeas. Vieron la luz en el contexto de la Guerra de los Ochenta Años y la Contrarreforma. La respuesta católica a la reforma estimuló a iglesias y a particulares a encargar obras religiosas a gran escala.

Ámsterdam. Rubens, Van Dyck & Jordaens Pintores flamencos en el Hermitage Ámsterdam. Hermitage Museum. Del 17 de septiembre de 2011 al 16 de marzo de 2012.

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.