Picasso vuelve a Roma tras 55 años con sus obras del período de entreguerras

El genio del pintor español Pablo Ruiz Picasso podrá verse a partir del 11 de octubre de 2008 en Roma en la muestra "Picasso. L'Arlecchino dell arte", en la que se expondrán 180 piezas, entre obras, documentos y fotografías, pertenecientes al período de entreguerras. Todo un acontecimiento para Roma pues supone el regreso de Picasso a la capital italiana 55 años después de la gran retrospectiva que acogió la Galería Nacional de Arte Moderno y que fue supervisada por el propio artista.

Un visitante mira los cuadros "Naturaleza muerta con busto antiguo", (i), y "El arlequín músico", (d), del pintor español Pablo Picasso expuestos en la exposición "Picaso 1917-1937, el Arlequín del Arte", en el palacio Vittoriano de Roma, Italia.

La exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 8 de febrero de 2009 en el complejo del Victoriano, representa además la vuelta a Italia del cuadro "La italiana", que el artista pintó durante su estancia en la ciudad en 1917. Picasso se trasladó de París a Roma entre febrero y mayo de 1917, y fue precisamente en esta ciudad donde emergió su pasión por pintar una misma figura en diferentes estilos. Una práctica constante, que según explicó en rueda de prensa el comisario de la muestra, el profesor Yve-Alian Bois, es una de las características más significativas del artista malagueño y que dio lugar a una vasta y variada obra.

La diversidad de estilos del genio español puede apreciarse en la exposición que exhibe en un mismo muro dos cuadros tan diferentes y casi coetáneos como el clásico "El arlequín" y el cubista "La italiana", pintados con dos meses de diferencia. Bois quiso resaltar que se trata de una exposición basada "en la yuxtaposición y los contrastes", mientras que el organizador del evento, Alessandro Nicossia, destacó que en ella hay obras cubistas, surrealistas y abstractas. Asimismo, el título de la muestra es una metáfora, ya que mientras "El arlequín" es una figura en transformación constante, la exposición desvela los continuos cambios a los que se vio sometido el estilo del pintor malagueño entre 1917 y 1937.

La muestra está compuesta por óleos, dibujos a lápiz y esculturas, además de documentos y fotografías de la época en la que el pintor vivió en Roma, entre las que destacan cartas de su amigo, el escritor, dramaturgo y pintor francés Jean Cocteau. Picasso llegó a Roma junto a Cocteau a comienzos de 1917 donde les esperaba el fundador de la compañía Ballets Rusos, Sergei Diaghilev, que estaba preparando la nueva temporada de espectáculos y para el que el pintor español diseñó la escenografía y el vestuario de la obra "Parade".

La llegada de Picasso a Roma tuvo lugar en un período especialmente desgraciado para el pintor, con una vida en París marcada por la Primera Guerra Mundial y poco después de perder a su compañera sentimental, Eva Gouel. El artista español, que permaneció en la capital italiana poco más de dos meses acompañado por personajes como el compositor Ígor Stravinsky y el pianista Erik Satie, quedó fascinado por su folclore y por sus gentes y conoció a la bailarina rusa Olga Kolkova, con la que se casó un año después.

Pablo Ruiz Picasso nació en Málaga (España) el 25 de octubre de 1881 y falleció en Mougins (Francia) el 8 de abril de 1973. Picasso revolucionó y marcó un nuevo rumbo en el arte desde que en 1907 aparecieran "Las señoritas de Aviñón", cuadro que marcó un hito al plantear, por primera vez, nuevas concepciones formales revolucionarias: el origen del cubismo. Su familia se trasladó en 1895 a Barcelona, donde estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Lonja, mientras que en 1897 en Madrid ingresó en la Escuela de San Fernando, al tiempo que su exposición en el emblemático café "Els Quatre Gats" de la ciudad condal consiguió aparecer por primera vez en la prensa.

[Efe, Roma]: Picasso vuelve a Roma tras 55 años con sus obras del período de entreguerras, www.soitu.es, 10 de octubre de 2008

Comentarios