El gobierno peruano luchará legalmente por la repatriación de las piezas de Machu Picchu

El Gobierno de Perú autorizó la contratación de asesoría legal internacional para lograr la repatriación de las piezas arqueológicas halladas en el santuario inca de Machu Picchu en 1911 y que están desde entonces en poder de la Universidad de Yale, situada en el Estado de Connecticut, Estados Unidos, informó hoy la prensa en Lima. El embajador peruano en Washington, Felipe Ortiz de Zevallos, se encargará de contratar a los abogados, según una resolución publicada el viernes en la gaceta oficial, citada hoy por el diario 'El Comercio'. La Universidad de Yale tiene en su poder un nutrido lote de piezas de la ciudadela inca, halladas por el expedicionario estadounidense Hiram Bingham en 1911, un profesor de este centro universitario que llegó a Machu Picchu guiado por pobladores locales; aunque hay varias teorías que cuestionan que fuera el primero- realizó otras dos expediciones más patrocinadas por dicha Universidad y National Geographic, y como resultado se llevó las piezas.

Vista de la ciudadela inca de Machu Picchu, en Cuzco (Perú) / AP / Walter Wust

Todos los objetos permanecieron en poder de Yale durante el siglo XX, hasta que el Gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006) decidió enjuiciar a la institución norteamericana para lograr la repatriación de los objetos. El Gobierno del socialdemócrata Alan García, que fue investido presidente de Perú en julio de 2006, desactivó el juicio y propuso a Yale un acuerdo, que incluye la asesoría e investigación conjunta de los restos arqueológicos. Así, la Universidad de Yale firmó un "memorando de entendimiento" con el Gobierno de García en septiembre de 2007, por el cual acordó que reconocería el derecho de propiedad de Perú sobre los objetos, pero la entidad enfatizó en junio pasado que solo renunciará al mismo una vez que haya un acuerdo definitivo con el país andino.

Según Perú, las piezas salieron del país como préstamo para facilitar la labor de los investigadores, pero con el derecho a reclamar su devolución. Recientemente, Terry García, vicepresidente de National Geographic, confirmó esta interpretación que hace Lima de los documentos que se firmaron en el momento de la salida de las piezas. Esta posición se apoya en el decreto del Gobierno que autorizó la excavación de 1912, según el cual Perú se reservaba el derecho de exigir "la devolución de los objetos únicos y de los duplicados que se extraigan". Por el contrario, Yale sostiene que el código civil peruano de 1852 entonces vigente permitía, a quien los encontrase, quedarse con los restos arqueológicos hallados.

Las negociaciones están actualmente en un punto muerto, después de que el Gobierno de García reclamara la devolución de todas las piezas, en lugar de solo una parte, como contemplaba el "memorando de entendimiento". Yale pretende devolver a Perú solo 384 piezas en un plazo de dos años, con el propósito de exhibirlas en un museo, que deberá construirse en la ciudad de Cuzco bajo especificaciones dictadas por la institución estadounidense. En abril de 2008, el equipo del Instituto Nacional de Cultura (INC) de Perú informó de la existencia de 46.332 piezas en poder de la Universidad de Yale, mientras esta Universidad hablaba vagamente de algo más de 4.000, dado que aún no contaba con un inventario detallado, pese a llevar con ellas casi un siglo. La universidad destacó que la discrepancia se debe a que sus expertos cuentan fragmentos de un mismo objeto como una pieza única, mientras que la delegación peruana no hizo esa distinción.

[Efe, Lima]: El gobierno peruano luchará legalmente por la repatriación de las piezas de Machu Picchu, La Vanguardia, 17 de agosto de 2008
Perú reclamará por ley a Yale los restos de Machu Picchu, El País, 19 de agosto de 2008

Comentarios