domingo, 8 de junio de 2008

El Museo Barbier expone la cultura taína, el pueblo que descubrió Colón en 1492

Más de 50 obras procedentes sobre todo del British Museum de Londres y del Museo de América de Madrid, recrean desde el 7 de junio y hasta el próximo octubre de 2008 la mitología y las costumbres del pueblo caribeño taíno, en el Museo Barbier-Mueller.

La exposición 'El Caribe precolombino' reúne no sólo los objetos rituales y de la vida cotidiana que permiten el redescubrimiento y la comprensión de la cultura de este pueblo prehispánico. También reflejan las costumbres, las creencias, los rituales y los mitos mágico-religiosos de los taínos, el pueblo que encontró Colón cuando llegó por primera vez al Nuevo Mundo, en 1492.

Imagen del Abuelo Mayor de todos los taínos. (Foto: web sobre la cultura taína)

Forman parte de esta muestra dúhos de madera y aros de piedra que utilizaban los caciques en ocasiones solemnes, así como Trigonolitos de piedra que representaban antepasados, figuras de pájaro reverenciadas en algunas ceremonias, hachas de piedra, manos de mortero y vasijas de cerámica, entre otras piezas. De la colección destacan 30 objetos provinientes del British Museum de Londres, algunas de las cuales las ha cedido por primera vez, y 29 del Museo de América. Cinco pertenecen a la colección propia del Museo Barbier-Mueller de Barcelona. Después de Barcelona, la muestra, con la que colabora la Fundación Caixa Galicia, también se presentará en Santiago de Compostela y en Madrid.

Autor del primer libro sobre la cultura sobre los taínos

'El Caribe precolombino' también redescubre y hace un homenaje a Fray Ramón Pané, un religioso catalán de la Orden de los Jerónimos que llegó a la isla La Española en el segundo viaje de Colón y aprendió la lengua de los taínos, lo que le permitió escribir la 'Relación acerca de las antigüedades de los indios', un pequeño y valiosísimo libro sobre la cultura de los taínos.

El especialista puertorriqueño José Oliver ha explicado que "a diferencia de otros cronistas de América, como fray Bartolomé de las Casas, que se centran en la conquista o en la política, fray Ramón Pané se dedicó a escuchar a los indígenas, y sin él hoy conoceríamos poco sobre las creencias de los pobladores del Caribe anteriores a Colón". Gracias al religioso, añade, quien se definía a sí mismo como "un pobre ermitaño", se pueden conocer los mitos de los taínos sobre la creación del mundo, las mujeres y el mar, así como sus creencias e ídolos, sus costumbres, las voces de su lengua y la importancia que elementos como la yuca tenían en su vida cotidiana.

Los taínos vivían en la región del Caribe, sobre todo en las cuatro islas más grandes, las Antillas Mayores: Cuba, La Española, Jamaica y Puerto Rico. Las lechuzas y los murciélagos ocupan un lugar relevante en el arte taíno, porque representan los espíritus y las almas de los muertos, mientras que los pájaros de pico largo, como los carpinteros, eran en la mitología taína los seres que crearon las primeras mujeres, tallándoles una vulva con sus picos. Pané aprendió la lengua de los taínos y escribió un libro, cuyo original desapareció, aunque se reprodujo en los documentos de otros cronistas de la época.

(Efe, Barcelona), El Museo Barbier expone la cultura taína, el pueblo que descubrió Colón en 1492, El Mundo, 8 de junio de 2008

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.