Exposión de la obra del escultor Joan Borrell i Nicolau

El Museu Arxiu de Sant Andreu de Llavaneres homenajea desde el pasado 30 de mayo y hasta el próximo día 29 de junio al escultor Joan Borrell i Nicolau (1888-1951) en una pequeña exposición antológica con sus obras más destacadas. Un total de 22 esculturas y 8 dibujos son los protagonistas de la exposición, que abarca todas las etapas de la vida del autor, desde sus inicios en 1900 y hasta su muerte, 51 años después.

Joan Borrell i Nicolau admira una de sus obras / Museu Arxiu de Sant Andreu de Llavaneres

Las obras expuestas de Borrell i Nicolau se agrupan en las cuatro épocas que mejor definen su trayectoria profesional: la época de formación, entre 1900 – año de su primera obra conocida- y el 1912, cuando Borrell i Nicolau gana el concurso para el monumento a Mossèn Cinto Verdaguer, situado en la Avenida Diagonal de Barcelona-; la época de investigación, entre 1913 y 1916, protagonizada por sus largas estancias en París; su época de plenitud, entre 1917 y 1939, cuando tuvo que exiliarse a Francia para trabajar durante la Guerra Civil Española y la época en Mallorca, donde vivió desde 1940 hasta que falleció en 1951. La mayoría de esculturas han sido cedidas para este fin por su propia familia y algunos particulares, así como también por el Museu Nacional d"Art de Catalunya, el Institut d"Estudis Catalans y el Museu d"Art de Sabadell.

Joan Borrell i Nicolau, hizo sus estudios en la escuela Llotja y los talleres de Vallmitjana i Clarasó. Instaló su primer taller en Barcelona, donde tuvo como ayudante a Josep Viladomat i Massanas y a Martí Llauradó. Durante algunos años residió en París, donde frecuentó los círculos cubistas e hizo amistades con Picasso, Maillol o Rodin, hasta que en 1916 volvió definitivamente a Barcelona. A partir de ahí vivió entre la ciudad condal y Madrid, lugares en los que instaló sus dos talleres. Poco después se casa e instala su residencia en Sant Andreu de Llavaneres, donde también nace su única hija.

Con la llegada de la Guerra Civil, Borrell i Nicolau, se traslada a vivir Francia, donde reside entre París y Perpinyà, hasta 1939 cuando regresa a Barcelona, momento en el que la familia March, de Mallorca, se interesa por su obra y por comprar alguna de sus piezas. Éste será el impulso de su última época artística, un momento dorado en las Islas. Una año antes de su muerte, en 1950, fue nombrado miembro de de la Academia de Bellas Artes de Sant Jordi.

Una de las 22 esculturas del autor / Museu Arxiu de Sant Andreu de Llavaneres

A lo largo de toda su trayectoria, Borrel i Nicolau produjo más 350 piezas catalogadas y su obra recibió un reconocimiento nacional e internacional. Su obra se encuentra repartida por Catalunya, las Islas, España, Francia o Estados Unidos, perteneciendo a colecciones privadas y públicas, museos y otras entidades. La ciudad condal cuenta con los excelentes ejemplos del monumento de Mossèn Cinto Verdaguer o los bustos de Prat de la Riba, situado en el Palau de la Generalitat y el el Institut d"Estudis Catalans.

Sant Andreu de Llavaneres expone la obra del escultor Joan Borrell i Nicolau, La Vanguardia, 6 de junio de 2008

Comentarios