jueves, 1 de septiembre de 2011

El último rollo de Steve McCurry

16 veces India, ocho veces Rabari Tribal, junio 2010.Nueva York, tres miradas de Robert de Niro, tres calles de Parsons (Kansas), y un señor de Estambul. Son las 31 fotografías que Steve McCurry, reportero gráfico de la legendaria agencia Magnum, ha sacado al último rollo Kodachrome de la Historia.

Porque la fotografía en papel está agonizando, y la de las diapositivas ya está en coma irreversible. Entre los profesionales, ya se ha celebrado el funeral: los carretes Kodachrome, que necesitan el caro y difícil proceso K-14 para su revelado, se dejaron de fabricar en 2009. Concretamente, el último rollo cayó de la cinta transportadora el 14 de julio de ese año. Y se lo pidió Steve McCurry, a punto de cumplir 60 años, la mitad de ellos viviendo de ese gesto mecánico que es cargar un rollo Kodachrome en la cámara antes de apuntar.

Algo que había hecho 20.000 veces: según la revista 'Vanity Fair', el fotógrafo llegó a disparar en su vida 800.000 diapositivas de esta marca, que alaba como la mejor, la de colores más naturales. Cree que aún no ha sido superada por la tecnología digital. Fue con este tipo de película que el reportero hizo su foto inmortal: la de la 'chica afgana' de 1984, una joven refugiada en Pakistán, la portada más famosa en la historia de la revista 'National Geographic'.

Hoy, McCurry se ha pasado a la fotografia digital, pero recogió el último rollo de la película mítica ―inventada en 1935― para gastarlo en su país favorito: la India. Retratos de ancianos con melena naranja o barbas blancas, críos en los suburbios, bellezas de Bollywood, la Meca del cine indio... Otras ocho diapositivas retratan la patria chica del reportero: Nueva York. Desde arte callejero a personas anónimas en el parque... o un autorretrato ante un taxi amarillo. Robert de Niro mira a la cámara. Y para terminar el carrete, el fotógrafo viajó hacia el único sitio donde aún podía entregarlo para revelarlo: los estudios Dwayne, en la pequeña ciudad de Parsons en Kansas, en el centro geográfico exacto de Estados Unidos. Una habitación de hotel, un tipo en un banco, un cementerio. El cementerio cierra la exposición. Ya no hay más.

Hombre admirando la obra de Steve McCurry.|Ilya U. Topper

La exposición se ha estrenado en el museo Modern de Estambul, donde permancerá abierta hasta el 4 de septiembre. Luego viajará a otras ciudades, aunque aún no se ha difundido el calendario.

Entre las 31 imágenes ―McCurry descartó 5 diapositivas fallidas o demasiado similares― hay también una dedicada a la ciudad del Bósforo. O más bien a quien lleva 60 años siendo el cronista gráfico de la metrópoli: Ara Güler, un fotógrafo de origen armenio que empezó a trabajar como reportero local el año que nació McCurry, en 1950. El norteamericano hizo escala en Turquía, al regresar de la India y fotografió a su amigo, al que también se conoce con el mote de 'El ojo de Estambul'. Un ojo que mira a través de esta ventana de color que eran los marquitos de diapositivas Kodachrome. Ha sido Steve McCurry el encargado de echar el cerrojo.


Shekhar Kapur, director de cine.India, junio 2010


Robert de Niro en un teatro de Tribeca. Mayo 2010

Tienda de té en Dharavi, India. Junio 2010

Ilya U. Topper | Estambul: El último rollo de Steve McCurry, EL MUNDO, 24 de agosto de 2011

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.