Una visión atemporal de Las Meninas

Aunque Velázquez pintó La familia de Felipe IV, popularmente conocida como Las meninas, como una obra privada, destinada a los aposentos de la familia real, ésta alcanzó pronto el estatus de obra maestra, convirtiéndose en fuente de inspiración para generaciones de artistas. Su extraordinaria repercusión, que se extendió a lo largo de tres siglos, y llega hasta nuestros días, encuentra su máxima expresión en Las meninas de Picasso, una serie de 58 óleos, conservada en el Museo Picasso de Barcelona, que constituye el punto de partida de una exposición que analiza la relación entre Velázquez y el pintor malagueño, y su influencia en otros 25 artistas de primera fila, desde el barroco a la actualidad.

Olvidando a Velázquez. Las meninas (www.museupicasso.bcn.cat/meninas), abierta en el museo barcelonés hasta el 28 de septiembre de 2008, reúne 61 obras, entre pinturas, esculturas, fotografías, grabados y vídeos, que reflejan todos los aspectos de la influencia de Velázquez. "La copia, como homenaje o parte del aprendizaje del pintor, ha existido siempre, pero sólo con Manet deja de ser una reproducción fiel para convertirse en una libre reinterpretación. Lo que importa es el espíritu, no la fidelidad formal", aseguró Gertje Utley, comisaria de la muestra junto con Malén Gual.

La exposición toma su título de una frase que Picasso pronunció antes de encerrarse en su taller de La Californie en Cannes, donde entre agosto y diciembre de 1957 pintó las 58 piezas de Las meninas, que donó personalmente al museo de Barcelona en 1968. Interrogándose sobre la forma de aproximarse al maestro del Siglo de Oro, Picasso dijo: "... yo probaría a hacerlo a mi manera, olvidando a Velázquez", y así lo hizo, ofreciendo una interpretación revolucionaria, que a su vez marcó a muchos artistas. Resulta emblemático de este fenómeno el grabado de Richard Hamilton, que, casi 200 años después de que Goya realizase su aguafuerte basado en Las meninas (que se exhibe al lado), coloca a Picasso en lugar de Velázquez y sustituye los protagonistas originales con figuras picassianas. En esta misma línea se sitúa la fotografía que Joel Peter Witkin realizó para una exposición en el Museo Reina Sofía de Madrid, en 1988. Witkin dedica un triple homenaje a la pintura española, plasmando un mundo imaginario y terrorífico, presidido por una menina sin pierna, donde a las referencias a los dos maestros, se suman elementos característicos de la obra de Miró.

La muestra empieza con el duelo de titanes entre Velázquez y Picasso. En sustitución de Las meninas, que no se pueden mover del Museo del Prado (que ha contribuido con importantes préstamos y la asesoría de Javier Portús), se exponen cuatro obras: dos pinturas de Doña Mariana de Austria, una con el mismo traje que lleva en el célebre retrato de familia; el retrato de La infanta Margarita María, del Kunsthistorische Museum de Viena; y La infanta María Teresa, un préstamo excepcional del Metropolitan de Nueva York. La acompañan algunas de las meninas de Picasso, en total 15, empezando por el rostro en primer plano de Margarita María en el que se mezclan los rasgos de la enana María Barbola y los ojos negros de su hija Paloma. Otros apartados temáticos abordan la aproximación iconográfica, espacial y conceptual al tema. La reinterpretación subversiva de Antonio Saura; las meninas estereoscópicas de Dalí, que dejan ver la imagen flotar en el espacio, sólo si se miran a través de un espejo; la propuesta pictórica de Giulio Paolini, que tan sólo deja el lienzo; la escultura de piedra negra pulida de Jorge Oteiza y la maqueta de Phillippe Comar, que reproduce el dispositivo espacial de Velázquez, son algunas de las propuestas de una muestra fascinante, que se cierra con un sobrecogedor vídeo de Eve Sussman.

Roberta Bosco (Barcelona), Las hijas de 'Las Meninas', El País, 16 de mayo de 2008

'OLVIDANDO A VELÁZQUEZ. LAS MENINAS'


La exposición en el museo Picasso de Barcelona recupera 'Las Meninas' sin 'Las Meninas'. Aunque el cuadro de Velázquez no ha podido salir de El Prado, la muestra recupera, hasta el 28 de septiembre de 2008, la mirada de decenas de artistas sobre la obra del pintor, como esta Menina de madera de Manolo Valdés. (Foto: Antonio Moreno)

CUATRO DE VELÁZQUEZ

En la exposición se exhiben cuatro lienzos de Velázquez, dos retratos de la reina Mariana de Austria y otros dos en los que aparecen las infantas Margarita María y María Teresa. En la imagen: La infanta María Teresa de España 1651-1654 Óleo sobre lienzo 34,3 x 40 cm The Metropolitan Museum of Art. The Jules Bache Collection, 1949 (49.7.43) Photograph by Malcolm Varon. Photograph © 1989 The Metropolitan Museum of Art

REINAS

Velázquez retrató a la realeza en infinidad de ocasiones, una tématica que desembocó en Las Meninas, una de las obras maestras del pintor. En la imagen, un retrato de Doña Mariana de Austria, de Velázquez.(Foto: Antonio Moreno)

INFANTAS

'Infanta Doña Margarita de Austria', de Juan Bautista Martínez de Mayo, es una muestra de cómo el retrato múltiple de Velázquez ha influenciado a artistas de todas las épocas. (Foto: Antonio Moreno)

LAS MENINAS

En la segunda parte de la muestra se recogen numerosas interpretaciones contemporáneas que dialogan no ya sólo con la obra velazqueña, sino también y ostensiblemente con las interpretaciones que hizo Picasso a mediados del siglo XX. El espejo, ese elemento simbólico e inquietante de "Las Meninas" originales es motivo de inspiración en obras tan dispares como la de la imagen, de Cristóbal Toral: D’après Las Meninas, 1975, Óleo sobre lienzo, 278x237 cm Colección del artista, Madrid © Cortesía Cristóbal Toral

Las Meninas de Picasso, como las de la fotografía, protagonizan la muestra, separada en cuatro espacios de acercamiento a la obra magna de Velázquez: 'Reinas e Infantes', 'Iconografía', 'El Espacio' y 'El Reflejo'. (Foto: Antonio Moreno)

VELÁZQUEZ, 2001

La muestra, que incluye 61 obras y 16 documentos de todo tipo, abarca las diferentes épocas ártísticas que han fijado su mirada en la obra de Velázquez, como esta 'Meninas III' de Michael Craig-Martin, fechada en 2001. (Foto: Antonio Moreno)

PALABRA DE PICASSO

En la sala 'Vélázquez, un referente para Picasso', se muestra la particular herencia de la obra del protagonista de la muestra en el pintor barcelonés. En la imagen, el retrato de Jacqueline, de Picasso. (Foto: Antonio Moreno)

El propio Picasso explica su actitud frente al cuadro original en el momento de la copia y concluye: "y probaría a hacerlo a mi manera, olvidando a Velázquez". Varias salas están consagradas a esa relación íntima entre Velázquez y Picasso. En la imagen: Las Meninas (conjunto sin Velázquez), Cannes, 15 de noviembre de 1957, Óleo sobre lienzo, 130 x 96 cm Museu Picasso, Barcelona © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Barcelona 2008

EN EL ESPEJO

Junto a referencias más conceptuales que visibles, como sucede en la escultura "Homenaje a Las Meninas" (1958), de Jorge Oteiza, en el recorrido expositivo se pueden contemplar auténticos homenajes como en los casos de Philippe Comar en su obra "Las Meninas" (1978) o de Joel-Peter Witkin y su "Las Meninas. Nuevo México" (1987). En la imagen: Avigdor Arikha, Interior del taller con espejo, 1987, Óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, Musée Cantini, Marsella, © Avigdor Arikha

MAS DE 70 OBRAS

En total, la muestra recoge más de 70 obras de Salvador Dalí, Francisco de Goya, Juan Bautista y Pablo Picasso, entre otros múltiples artistas. En la imagen: Benedikt Partenheimer per a The Rufus Corporation, Plató vacío, Fotograma de la producción "89 segundos en el Alcázar" de Eve Sussman y The RufusCorporation. Foto: Benedikt Partenheimer para The Rufus Corporation

Las Meninas de Velázquez vistas con otros ojos, El Mundo - Especial Fotográfico, 15 de mayo de 2008

Olvidando a Velázquez, El País, Fotogalería, 15 de mayo de 2008

Comentarios