sábado, 5 de julio de 2008

El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe la obra maestra de Artemisa Gentileschi

El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe desde hoy y hasta el 28 de septiembre de 2008 la considera obra maestra de la más importante pintora italiana del Barroco, Artemisa Gentileschi, titulada "Guiudita e Oloferne" (Judith y Holofernes, 1612-13); Artemisa era hija del también pintor Orazio Gentileschi.

El cuadro, un óleo sobre lienzo de 1,59 por 1,26 metros, ha sido prestado por el Museo de Capodimonte (Nápoles-Italia) que tiene tres obras de esta pintora, aunque la cedida es la mejor de ellas y una de las más emblemáticas de dicho museo, se expone dentro del programa de la pinacoteca bilbaína titulado "La obra invitada".

En la imagen, el director del museo, Javier Viar, muestra la obra.

La pieza representa, "con pinceladas llenas de fuerza y bravura", en palabras de la conservadora jefe del Museo bilbaíno, Ana Sánchez-Lassa, el episodio relatado en la Biblia y protagonizado por la joven y rica judía Judith y su criada Abra quienes asesinaron al general asirio Holofernes durante el asedio del ejercito de la antigua Mesopotamia a la fortaleza judía de Betulia. Sánchez-Lassa ha destacado también el hecho de que Artemisa Gentileschi haya elegido el momento más violento de este pasaje bíblico (cuando la joven le corta la cabeza al general con su espada) para plasmarlo en su cuadro, cuando otros artistas que han tratado el mismo tema, incluido su admirado Caravaggio, retrataron otros momentos del episodio, como la huida de las dos mujeres tras el asesinato o la exhibición triunfal de la cabeza del general abatido. Igualmente, la conservadora jefe del Museo bilbaíno ha precisado que Artemisa, quien fue influenciada en su obra no sólo por Caravaggio, sino también por su padre Orazio Gentileschi, pintó este cuadro poco después de haber sido violada por un colega de su progenitor, Agostino Tassi y que, por ello, este lienzo se interpreta como una venganza por la agresión sufrida.

El Museo de Bilbao exhibe este cuadro en la sala dedicada al arte italiano del periodo Barroco y está acompañado por el lienzo propiedad de la pinacoteca bilbaína y pintado por su padre, titulado "Lot y sus hijas" (1628), gracias a lo cual se puede observar la influencia del progenitor sobre su hija. Ana Sánchez-Lasso ha evidenciado, en este sentido, la similitud del color azul en los ropajes de los personajes de ambas composiciones, un tono muy especial y muy caro, dada la dificultad para obtenerlo, según ha agregado. Ha destacado por último que aunque Artemisa Gentileschi, al igual que su padre, fue una gran pintora muy famosa y apreciada en su época y que pintó muchísimas obras por encargo, ni ella ni su obra son muy conocidas por el gran público.

Este obra hace el número 23 de las que han protagonizado el programa de "La obra invitada" de la pinacoteca de arte clásico y moderno de Bilbao, dedicado a mostrar de forma monográfica obras maestras o relevantes de otros museos e instituciones privadas, desde que se instaurase en 2001.

[Efe, Bilbao], El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe la obra maestra de Artemisa Gentileschi, 1 de julio de 2008

No hay comentarios:

A modo de justificación...

Recomedamos también
El presente blog pretende ser un compendio de los artículos, y publicaciones recogidos en los medios de comunicación (escritos y audiovisuales), principalmente de España, para el estudio de la Historia del Arte. Aspira a ser una guía complementaria para su conocimiento y una referencia para la reflexión y análisis del mundo que nos rodea para difundir la defensa del patrimonio a futuras generaciones. Tuvo su origen a comienzos de junio de 2007, como blog de aula en la materia de Historia del Arte, para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales de 2º de Bachillerato en el I.E.S. Carbula de Almodóvar del Río (Córdoba). Pero la idea fue creciendo y adquiriendo una dimensión inesperada. Ahora, en un nuevo destino profesional deseamos continuar la experiencia, manteniendo la identidad, para poder alcanzar a nuestros alumnos, en su forzado contacto con la materia, y con el público en general, para que profundice en los entresijos de un aspecto de la civilización de gran calado.